Etiquetado: Asociación Jubilares

“Un cohousing es un cambio personal, una transición del yo al nosotros”

Entrevista a Maribel Cáceres, Fernando León y Concha Pérez, miembros del jubilar ABANTE de Sevilla

“Si pudiéramos irnos a vivir con los amigos…”. Maribel Cáceres tenía esa aspiración mucho antes escuchar por primera vez la palabra cohousing. Por eso, cuando en 2014 oyó hablar de Trabensol, hizo el viaje de Sevilla a Torremocha del Jarama para verlo con sus propios ojos. “Cuando salí, supe que era como yo quería vivir. Lo supe”. Dos años después se convirtió en socia amiga de la Asociación Jubilares y, gracias al apoyo de esta entidad y de la tenacidad de los miembros de la asociación Abante, ese sueño está más cerca de hacerse realidad. Cuenta ya con una parcela en Mairena del Aljarafe y lo de irse a vivir con los amigos ha dejado atrás la condición de sueño para acariciar la materialidad del proyecto.

El jubilar Abante echó a andar en 2016 con un grupo motor formado por seis personas que poco a poco atrajeron a muchas más. En la actualidad suman alrededor de 50 miembros (34 unidades residenciales). La mayoría son parejas (y también muchos singles), son pensionistas en su mayor parte, aunque  algunas personas siguen en activo y la edad media se sitúa en los 64 años. “Aquí vamos muy tarde”, reconoce Maribel, que recomienda empezar el proceso con menos edad. Concha Pérez, vicepresidenta de la cooperativa desde noviembre de 2019, coincide en que hay que plantearlo cuanto antes porque la creación de un cohousing es larga; ella cree que “el momento es cuando uno está convencido del tema, mejor si es a los 50 o 55”.

Maribel Cáceres

Al margen de la edad, el perfil de los miembros de Abante corresponde a un nivel económico medio y estudios superiores. “Hay docentes, sanitarios, empresarios… Existe una gran variedad de conocimientos y cada cual aporta lo que sabe sobre medio ambiente, fiscalidad, etc. en las comisiones de trabajo”. Concha está convencida de que la heterogeneidad de perfiles es una fuente de riqueza para el grupo.

Concha Pérez

Concha se incorporó a Abante hace solo un año. Le interesaba el modelo, aunque entonces no conocía a ninguno de sus integrantes. “En un año hablo más con ellos que con mis hijos, se han establecido relaciones muy fuertes porque tenemos un objetivo común. Cada uno mantiene su independencia, su familia, amistades, pero nos une la idea de lo que queremos hacer. En el camino se va formando esa comunidad. No creo que sea necesario traer la amistad ya puesta”.

Su experiencia ilustra a la perfección que en una comunidad de cohousing la amistad se construye antes que el edificio, y no necesariamente sobre relaciones previas. “Estos lazos que han ido creciendo casi sin darnos cuenta han sido un descubrimiento –asegura Maribel–, un éxito en la vida, una satisfacción. Muchas veces pensamos que nuestra familia y amigos son más sensibles, y no es así. [La cooperativa] es un aglutinante que hace crecer unos lazos de amistad muy importantes”.

Y llega la pregunta-cliché: ¿el coronavirus ha reforzado su apuesta? Maribel se muestra más convencida que nunca porque “los cohousing han salido bastante más airosos de la pandemia que las residencias. En ese sentido me alegro de estar en un proyecto como este”. Concha es de la misma opinión: “Lo que se ha visto en las residencias… ahora es que lo tengo clarísimo”.

Trabajo, formación y asesoramiento profesional, claves

Maribel alterna su trabajo unos meses al año (tiene una jubilación parcial) con la organización de Abante y la formación. “Hace falta aprender casi de todo. Ahora estoy haciendo un curso de comunicación no violenta”, explica. Además, participa en un grupo de WhatsApp en el que hay 130 personas, algunas expertas y otras camino de serlo por estar involucradas en la formación de comunidades de cohousing. La curiosidad y las ganas de aprender son un requisito fundamental en cualquier iniciativa de estas características. Hacen falta conocimientos sobre temas legales, fiscales, económicos, “aunque sean nociones básicas” y en general sobre el funcionamiento de una cooperativa, ya que es la forma legal que adquiere un cohousing.

Parte de la formación consiste en asimilar la forma de vida que implica vivir en un cohousing. Concha lo resume así: “Es un cambio personal. Tienes que hacer una transición del yo al nosotros, sobre todo en el mundo en que vivimos. Lo comunitario es más importante que lo individual. Hace falta formación en este aspecto y también una apertura psicológica a otra forma de vida. A estas edades, eso también es más difícil”.

Junto a la formación continua y la predisposición personal, los miembros de Abante consideran que es imprescindible establecer unas normas claras. Fernando León, que junto con Maribel es una de las seis personas que fundaron Abante y se ha ocupado de la tesorería durante varios años (ahora sigue colaborando con los números desde un segundo plano), opina que para abordar los problemas que surgen durante el proceso es fundamental dotarse de unos estatutos que “incidan mucho sobre el comportamiento y la conducta de las personas y que se apliquen con firmeza durante la formación del grupo”.

Fernando León

Otro elemento esencial para llevar adelante un cohousing es el asesoramiento. En Abante consideran fundamental la labor de acompañamiento experto de la Asociación Jubilares. Maribel, que se declara partidaria del modelo de Charles Durrett, cuyos principios y metodología inspiran los jubilares que, como este de Sevilla, se están desarrollando en distintos puntos de España, afirma rotunda que “sin Jubilares no lo hubiéramos conseguido. Han sido un soporte fundamental”. Fernando León corrobora sus palabras: “Este es un mundillo que requiere mucha lectura, información, todo eso lo aportó Jubilares”. A su juicio, la labor de Jubilares tanto como facilitadores en los talleres en los que las personas se conocen y se crea la comunidad, como en la búsqueda de parcela, ha sido determinante para que el proyecto avanzase. Actualmente tienen la vista puesta en el taller 2, previsto para después del verano, en el que el grupo codiseñará el complejo con el equipo de arquitectura mediante métodos participativos. Por el momento, pretenden que cada vivienda disponga de  2 dormitorios con baños, terraza y salón con cocina americana. Y, partiendo de esta estructura básica, tendrán que planificar las zonas comunes.

En el jubilar Abante recomiendan aplicar y respetar la metodología, “que está estudiada y basada en errores que se han cometido”, recuerda Fernando León. Y a renglón seguido él mismo se encarga de compartir dos de sus errores, que admiten abiertamente porque creen que han sido una lección valiosa que, además, puede ayudar a otros grupos. “El taller 1 es necesario para conocerse, porque muchas personas no nos conocemos de antes. Si el taller son 6 meses, así debe ser. En Abante lo acortamos y al cabo del tiempo salieron cosas que no encajaban”. Esto se tradujo en 26 bajas. “También ocurrió lo siguiente –prosigue–, la idea inicial es que haya entre 27 y 30 unidades convivenciales; sin embargo encontramos una parcela ideal pero grande. Y pensamos: si da para 60, hacemos dos. La metodología la aplicamos a 79 personas” (el tamaño aconsejado es de 15 a 30 unidades residenciales). Respetar el tamaño del grupo, como han comprobado en su propia comunidad, es primordial, no un capricho teórico.

Cohousing, un modelo aún muy desconocido

En los últimos años se han multiplicado las noticias y alusiones al cohousing. El término suena en los medios y en algunas conversaciones, sin embargo falta información y formación para comprender en qué consiste realmente. Ese desconocimiento es precisamente uno de los obstáculos que se han encontrado los miembros de Abante. Fernando León echa de menos “legislación específica” que ayude a superar algunas de las complicaciones que se están encontrando en el camino, por ejemplo para acceder a la financiación necesaria. Él sostiene que “la cooperativa no tiene edad, se va renovando”, sin embargo bancos y cajas no entienden una lógica que rompe literalmente la división horizontal de la propiedad en beneficio del proyecto común. “El banco tiene dificultades para ver que esto es innovación social –critica Maribel–. Nos miran con lupa, no se fían, les cuesta asumir nuestra edad. Tienen que entender que es la cooperativa la que avala, no cada individuo. Y la banca ética no tiene recursos suficientes para apostar por esto”.

A nivel institucional también se percibe cierta falta de información y de adecuación de la normativa sobre vivienda, servicios sociales, etc. a esta alternativa que atrae cada vez a un mayor número de personas, no solo sénior. Influye también, cómo no, la lógica especulativa del sector inmobiliario y la voracidad del mercado respecto al suelo. ¿El resultado? La mayoría de los grupos de cohousing suele vivir experiencias frustrantes cuando se dirigen a los ayuntamientos en busca de suelo público, animados por la idea de que esto es una alternativa a los centros residenciales tradicionales que, a priori, podría contar con algún tipo de respaldo público. Abante no es una excepción, por eso valoran el asesoramiento de Jubilares para orientarles en la relación con distintas entidades municipales. “Lo hemos trabajado a fondo y sabemos que no podemos acceder a suelo público porque estamos en un nivel de renta que lo impide”, admite Maribel Cáceres.

¿Y qué ocurre con la ciudadanía, particularmente entre la población potencialmente interesada en formar parte de comunidades como la de Abante? Las noticias, las redes sociales y el buzón de la Asociación Jubilares indican que el interés por el cohousing es creciente. En el colectivo sevillano también lo han constatado. “Desde que se publicó la página web hemos tenido del orden de 700 inscripciones. A una reunión acudieron 160 personas. Mucha gente entra por curiosidad”, señala Fernando León. “Hay quien lo entiende y lo hace suyo y se mueve con más facilidad, pero hay quien lo ve desde fuera y piensa que se trata únicamente de ser cuidado y no estar solo a cierta edad”, explica Maribel Cáceres.

Tampoco está de más admitir que el modelo entraña cierta complejidad, tanto filosófica como práctica. El hecho de que el proyecto sea autogestionado implica que todas las personas no solo pueden, sino que deben participar en el trabajo y en la toma de decisiones. El “ordeno y mando”, subrayan los miembros de Abante, no tiene cabida. Además, en una sociedad cada vez más individualista y acostumbrada a los proyectos “llave en mano”, esta complejidad echa para atrás a muchos, aunque también atrae de forma irreversible a otros tantos. “Un cohousing no es para todo el mundo”, advierte Concha. “No todos quieren perder un poquito del yo para entrar en el nosotros.

Junto a la predisposición personal, un cohousing requiere una inversión de dinero que no todo el mundo puede o quiere realizar. En el jubilar Abante cada uno de sus miembros ha desembolsado unos 45.000 euros para hacer frente a los gastos iniciales y compra del suelo. Algunas personas que han dejado el proyecto carecían de esos recursos –aunque no siempre se admita de forma explícita– y otras, simplemente, preferían dedicarlo a otras cosas. Maribel lo resume así: “Algunos se van porque tienen 45, 50 años y, aunque les parezca un proyecto bonito, prefieren dedicar sus recursos a viajar, por ejemplo. Piensan que tienen aún mucho tiempo por delante y que podrán apuntarse más adelante. Sin embargo, es precisamente a esa edad cuando hay que empezar a trabajar en un cohousing. Esto no es una residencia de ancianos modernizada, es otra cosa, algo que se construye con mucho tiempo y esfuerzo”.

“Es una alternativa de envejecimiento activo –destaca Fernando–. Yo quiero huir de la residencia tradicional y no quiero que los hijos estén pendientes de nosotros. Esto para mí es ideal. Vas a estar entretenido (si te toca hacer la comida o cualquier otra cosa) como estás en tu casa. Es el convencimiento al que tenemos que llegar”. Concha va más allá y desanima abiertamente a quienes, tras la jubilación, no quieren trabajar más. “Entonces no te metas aquí, vete a una residencia maravillosa. Aquí se trata de colaborar, participar y mantenerte activo, no sentarte y que te lo den hecho. Esto es otra historia. No se trata de conseguir servicios a cambio de nada”.

Atención integral y centrada en la persona

En Abante aún no han comenzado a trabajar en cómo abordar los casos de dependencia que se puedan dar en el seno de la comunidad, aunque lo contemplan como una de las cuestiones que deberán quedar reflejas en las normas de régimen interno que elaborarán más adelante. Sí tienen claro que van a seguir el Modelo de Atención Integral y Centrado en la Persona, dentro de la estrategia que diferencia un jubilar de otros modelos de cohousing sénior.

Por el momento, cuentan con una comisión de Sanidad (en la que hay personas con experiencia profesional en el ámbito sanitario) que podrá asesorar de forma rigurosa la planificación de su sistema de atención a la dependencia. Como adelanto, en uno de sus talleres participó una enfermera de enlace, una figura que se dedica a la atención domiciliaria con un enfoque comunitario, en línea con la estrategia de Jubilares, que propugna una atención especializada pero “sin bata” e integrada en la vida cotidiana.

La tecnología, aliada indispensable de un cohousing

En Abante tienen claro que el uso de herramientas tecnológicas (correo electrónico, redes sociales, videoconferencias, etc.) es fundamental para acceder a la información y participar en la creación del grupo. Consideran que estar abierto a su uso y hacer el esfuerzo de ponerse al día es un requisito indispensable.

El confinamiento de los últimos meses ha reforzado esta idea. En cierto sentido, admiten que la situación les “ha favorecido” porque las videoconferencias han servido para cohesionar al colectivo. “El acercamiento del Consejo Rector a los otros socios ha sido fabuloso. Incluso hemos hecho una asamblea virtual certificada por una empresa y vamos a hacer otra”, señala Fernando.

Maribel también destaca que las reuniones virtuales –además de ayudarles a manejar distintas herramientas– han facilitado la comunicación. “Hemos ganado. Hemos mantenido contactos frecuentes con socias que viven en Málaga y Cádiz. Y tenemos personas esperando el momento de poder incorporarse a la cooperativa”.

Su agenda de reuniones lo confirma: reunión del Consejo Rector y de la Comisión de Economía por la tarde y, al día siguiente, “videocervecita”. La única pega, según Concha, ha sido la falta de contacto físico. “Yo que vivo sola lo noto. Me noto un poco ermitaña y no me gusta”, admite.

Un camino con muchas satisfacciones y algún que otro bache

La conversación con los miembros de Abante está salpicada de alusiones a los problemas que han vivido y que, como en todas las iniciativas de este tipo, se resuelven con mucho diálogo y, también, con la salida y entrada de personas hasta que el grupo se consolida. Las cicatrices que afloran en la conversación son quizá la cara menos amable –pero también realista– de este tipo de procesos. La experiencia dice que en el cohousing como en la literatura, el conflicto es necesario para tejer buenas historias y llegar al final feliz.

Buena parte del trabajo de los talleres va dirigido a prevenir los conflictos, pero es evidente que cuando se está planificando nada menos que una comunidad para vivir, es lógico y hasta inevitable que surjan diferencias personales y también comportamientos individuales abiertamente enfrentados al interés común o que no se comunican ni en la forma ni por los cauces adecuados. El jubilar Abante no es una excepción, de hecho en estos momentos está gestionando la salida de varias personas. Sin entrar en las interioridades del colectivo sevillano, sus miembros coinciden en criticar el comportamiento de quienes no manifiestan abiertamente sus diferencias y optan por crear divisiones internas. “Ni una de las bajas ha consultado al Consejo Rector para pedir aclaraciones. Querían posponer para hacer un proyecto diferente”. Con todo, son optimistas: “hemos ganado en la comunidad”, sostiene Fernando. Maribel está de acuerdo: “Incluso ahora, con los problemas que hemos tenido, me quedo con esta amistad profunda”.

Concha resume así lo aprendido de los problemas que ha vivido Abante, y que tiene relación con la doble naturaleza de este tipo de proyectos. “Un cohousing tiene dos vertientes: comunidad y forma legal. Una cooperativa tiene normas y leyes a las que atenerse. Hay que tener claro en qué ámbito te estás moviendo. Si me preguntas desde la comunidad, te respondo desde la comunidad. Si me amenazas con una impugnación te contesto con la ley. Legalidad muy clara y muchas reuniones en las que se hable mucho, se pregunte todo lo que se tenga que preguntar y que los problemas salgan a la luz”.

Pequeños pasos que dejan huella

Tan solo hace dos años y medio que nació nuestra asociación. Nuestros pasos son por ello aún breves, pero firmes y sobre todo… cada vez más numerosos. Porque juntos caminamos un grupo cada vez más nutrido de personas y organizaciones ilusionadas con un cambio de paradigma que reafirma el protagonismo de las personas, cualquiera que sea nuestra edad, en el ejercicio de nuestro derecho a participar y ser autónomas, a autogestionarnos, a decidir libremente según nuestras preferencias, a vivir con el soporte de una comunidad en la que nos sintamos verdaderamente incluidas.

Cartel III AsambleaEn ello trabaja la Asociación Jubilares. A distintas escalas y desde distintas dimensiones. Teníamos una deuda pendiente con vosotros que nos leéis. Como en otras ocasiones, hacemos balance al acabar el año y planificamos, en la medida de lo posible, las acciones a emprender durante el que comienza. Esta vez, a propósito de la III Asamblea General Ordinaria de la asociación Jubilares, que tendrá lugar el próximo día 5 de mayo, presentamos con cierto retraso nuestros pequeños logros, el resumen de actividades que realizamos en 2014, las que se quedaron pendientes y un avance de lo que vendrá, si seguimos como hasta ahora, sumando fuerzas y colaborando con todas vosotras y vosotros.twitter jubilares

Seguimos, como en periodos anteriores, haciendo mucha difusión:

Hablando de los medios online, a través de este blog hemos llegado ya a algunas decenas de miles de lectores (en 2014 publicamos 48 artículos; los más visitados fueron “Arrugas y el cambio de paradigma“, “Las paradojas de la vejez“, “La prometedora revolución del envejecimiento global“, o “Del cohousing al jubilar“). Además hemos impulsado el trabajo en nuestra cuenta de Twitter y seguimos publicando entradas y compartiendo contenidos de otros muchos usuarios de Facebook.

Entre las apariciones en otros medios, durante 2014 tuvimos la oportunidad de charlar en el programa de radio “Juntos paso a paso” en RNE, se nos dio voz en el programa Ecos del Cambio de Ecocentro TV, y fuimos una de las “33 alternativas económicas para vivir de otra manera” en el suplemento especial del mismo nombre.

IMG_2573IMG_1107En 2014 tuvimos el honor de poder debatir sobre cohousing con VIC y otros en La Casa Encendida, participar con un stand en la II Feria de Economía Solidaria de Madrid, charlar en una ponencia en el Congreso de Psicogerontología de Madrid, o el Congreso Internacional World Sustainable Building Barcelona 2014. Realizamos coloquios en Alcoy, Las Rozas, Murcia, Torreperogil, Guadarrama, en el Colegio de Psicólogos de Madrid, y en la misma ciudad, con Social&Social en Espíritu 23 o Insólitas en La Ciudad Invisible.

Jubilares-SienacoopNuestro afán por tejer y fortalecer la red que recoge los principios enunciado más arriba nos llevó en 2014 a convenios formales o acciones de colaboración con organizaciones como Siena Cooperativa, Creando Redes, IMSERSO (Ciudades Amigables con las personas mayores), SEGG, Fundación Mapfre y su Escuela de Bienestar, Intersocial, FIARE Banca Ética, AMU, CEATE, UDP, Social&People, Ecómetro, Mibarrio y muchas otras. En el verano pasado viajamos a Holanda para conocer de forma más cercana a algunos de las experiencias de cohousing más relevantes.

SONY DSCTambién fue en 2014 cuando, gracias a vuestro apoyo, logramos el Premio de la red Modelo y Ambiente a la Buena Práctica más votada relacionada con la aplicación del modelo de Atención Integral y Centrada en la Persona, en la categoría de “Diseño y actuaciones ambientales y tecnológicas”.

Investigación y publicaciones: seguimos investigando sobre el modelo gerontológico centrado en la persona, y apoyando la labor de investigadores que se acercan al cohousing desde una u otra perspectiva científica. Aparte de algunos artículos como el de Envejecimiento [en-red] y otros, hemos participado en la publicación del libro Community Lover´s Guide Madrid (que saldrá a la luz en breve), un capítulo del manual para ciclos formativos realizado por la SEGG, o el capítulo “Alternativas de Vivienda” de la Escuela de Bienestar.

También fue el año pasado cuando formalizamos el acuerdo con Charles Durrett para la traducción al español del internacionalmente conocido “The Senior Cohousing Handbook“, que esperamos esté en las librerías después de este verano.

The Senior Cohousing Handbook

The Senior Cohousing Handbook. Ch.Durrett

Presentacion-grupoCreación de comunidades “jubilares”: en 2014 avanzamos principalmente en el trabajo con dos grupos que quieren establecerse en Madrid, y uno en Extremadura. Hemos estudiado decenas de ubicaciones y realizado gestiones con distintos servicios de los ayuntamientos, comunidades autónomas o entidades financieras, con resultados fructíferos de cara a ir eliminando trabas para facilitar los cada vez más demandados proyectos de iniciativa ciudadana y de autogestión.

Hasta el momento hemos participado en el asesoramiento y orientación de hasta 16 grupos de personas de toda España. Algunos de ellos esperan continuar sumando apoyos para lanzar de forma visible su iniciativa. Por otra parte, en 2014 superamos la centena de personas que a título individual se dirigen a la asociación para situarlas en “lista de espera”. Desde Jubilares sugerimos si es posible su integración en alguno de los grupos, o bien, cuando el número de interesadas es significativo, convocamos a las que podrían resultar afines.

socios amigosEl número de personas socias de Jubilares creció considerablemente en 2014. Son ellas las que hacen posible toda esta labor. Sois también vosotras, que leéis estas líneas, las que podéis aportar vuestro granito de arena. De acuerdo con nuestros Estatutos, los socios amigos de Jubilares no tienen ninguna cuota económica obligatoria, realizan la aportación del tipo que desean, dando sentido a este equipo de personas que entre todos vamos haciendo inteligencia colectiva.

Únete a la asociación Jubilares

El martes 5 de mayo convocamos, para todas las socias y socios de Jubilares, la III Asamblea General Ordinaria, donde expondremos y dialogaremos nuevamente sobre qué somos y a dónde vamos. Será a las 17,00h en C/ Santa Cruz de Marcenado 9 de Madrid, sede de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), de la que somos asociación sectorial. Si aún no eres socio o socia de Jubilares, puedes rellenar este formulario y enviárnoslo o presentarlo allí mismo. En todo caso os rogamos nos confirméis asistencia previa (a info@jubilares.es) si es posible.

Seguimos adelante, despacito y con mucha ilusión. Y aunque todavía somos muy pocos, nuestra labor más o menos discreta y serena, creemos que nuestros pequeños pasos sí van dejando huella.

Creando futuro

Por: Luis Miró y Mavi Catalá (Coaching de Mayores)

Crear una comunidad es diseñar y construir ese espacio físico y arquitectónico donde queremos vivir una etapa valiosa de nuestra vida y es también, no menos importante, crear ese espacio de relaciones que van a sostener nuestro futuro.

Habitantes de un senior cohousing en Sooke (Canadá) poniendo en práctica su método de toma de decisiones, "Consensus". www.canadianseniorcohousing.com

Desde nuestro punto de vista, como coaches, una comunidad de Jubilares tiene más que ver con un equipo que con un grupo. Un equipo tiene objetivos comunes, define sus reglas, establece roles, sus miembros tienen habilidades complementarias y, además, comparten una responsabilidad individual y grupal.

Constituir un equipo no es algo inmediato y espontáneo, en el mundo del deporte y las empresas tenemos multitud de ejemplos que nos lo demuestran cada día. Una característica interesante de los equipos es que la suma de grandes individualidades no hace un equipo grande, sin embargo, un equipo excelente hace excelentes a sus miembros. Lo relevante es el sistema y los individuos crecen con él.

Esto significa que para constituir una comunidad Jubilar con éxito es necesario contar con varios factores, entre los que destacamos:

  • la metodología para definir y establecer la comunidad
  • el compromiso de los partícipes

Metodología

La Asociación Jubilares cuenta con una amplia experiencia en la implantación de una metodología contrastada que establece buenas prácticas para la convivencia y asegura el avance del proyecto en su conjunto. En ella se revisan desde el propósito y objetivos de la comunidad hasta su puesta en marcha, pasando por el desarrollo de habilidades de comunicación, escenarios de envejecimiento, limitaciones, cuidados, trabajo interior y trabajo exterior o economía del envejecimiento.

Sin embargo, el éxito no radica sólo en una buena práctica de una buena metodología y aquí es donde incide el segundo factor.

Compromiso

Para que un equipo, empresa o comunidad funcione requiere del compromiso de sus miembros. El compromiso es, en definitiva, lo que conecta nuestras necesidades e intereses con nuestras acciones y comportamientos.

Según los estudios más recientes, el compromiso individual con una organización se sustenta en el equilibrio tres componentes:

  • demandas: lo que la comunidad nos solicita que realicemos (tareas, organización, roles, esfuerzo, etc.).
  • aportaciones: lo que la comunidad nos ofrece (apoyo, realización, autonomía, cuidados, disfrute, etc.).
  • recursos personales: las habilidades, competencias y fortalezas que cada persona tiene y desarrolla.

La forma en cómo cada persona interpreta, desde sus recursos, el balance entre lo que la comunidad le requiere y lo que obtiene va a determinar su nivel de compromiso con la misma.

Como resultado, los miembros comprometidos se identificarán con los valores de la comunidad (autonomía, generosidad, solidaridad, etc.), encontrarán en las actividades llevadas a cabo un reto interesante para ellos (comunidad, cuidados, trabajo interior y exterior, etc.) y su actitud será proactiva.

En nuestra opinión, a modo de resumen, para constituir una comunidad de Jubilares sostenible y resiliente, capaz de superar dificultades, es necesario adoptar una metodología que permita establecer las bases de una buena convivencia, conectar con las necesidades e intereses de los partícipes, desarrollar habilidades personales, debatir sobre los valores, demandas y aportaciones de la comunidad y, finalmente, dotarse de los mecanismos para resolver los conflictos, es decir, para saber “cómo ponerse de acuerdo para estar de acuerdo cuando no estén de acuerdo”.

Coaching-de-mayores

 

II Asamblea General Ordinaria de Jubilares

Cartel II AsambleaEl pasado 7 de abril tuvo lugar la II Asamblea General Ordinaria de socios y socias de la asociación Jubilares. En ella se expusieron las cuentas de 2013, la memoria de actividades y las nuevas propuestas para este año. Son muchas las ideas que nos gustaría desarrollar y nunca suficientes manos. Así que desde aquí nuevamente animamos a asociaros a Jubilares a todas aquellas personas que compartáis nuestros fines y objetivos:

Las personas que quieran hacerse socias amigas de Jubilares no tienen que realizar ninguna aportación obligatoria. Basta enviarnos este modelo, en cumplimiento de la ley de protección de datos.

Animamos a la participación en el blog, twitter o facebook con vuestros comentarios, pero también con vuestras propia firma en el blog. Queremos reflejar la riqueza de opiniones con que cuenta esta asociación.

6a00d8341bfb1653ef01a511988dc4970c-550wiFuera del medio digital, la asociación Jubilares está presente en congresos, jornadas y presentaciones locales (la próxima, el 6 de mayo, en La Casa Encendida, Madrid). Pero este año quiere además salir de los salones de actos a la calle. Contamos con vuestra ayuda y vuestras propias propuestas de actividad.

Y es que la palabra clave de la Asamblea General fue PARTICIPACIÓN. Creemos que es la reivindicación esencial de nuestro tiempo. Jubilares, como iniciativa ciudadana y a diferentes escalas, es granito de arena para este fin, un medio más en el que cada uno de nosotros pueda ser, en cooperación con otras personas, protagonista de su propia vida.

2013: El camino hecho al andar

Autorretrato del dibujante © Quentin Blake

Autorretrato del dibujante © Quentin Blake (81 años).
El trabajo realizado no pesa sino que, construyendo sobre él,  servirá para llegar más lejos

Es tradición que el cambio de año sea momento de hacer balance, de recapitular, contrastar con lo programado hace doce meses y proyectar el futuro del año que comienza. Aquí dejamos un incompleto resumen que al tiempo sirve para ilustrar nuestra actividad como asociación:

Hemos apoyado campañas de sensibilización para la promoción de envejecimiento activo, inclusión de los mayores o cultura colaborativa, de entidades amigas, como UDP (de la que Jubilares es socia desde 2013) CEOMA, Helpage International, Fundación Pilares, Matia Fundazioa, Cooperativa Siena, Cuidados Dignos, Amigos de los Mayores, Empresa y Sociedad, Consumocolaborativo y muchas otras. Hemos ayudado a la promoción de nuevas iniciativas para la mejora del entorno para las personas mayores, como el proyecto de Ciudades Amigables para las personas mayores, como Etxean Ondo, o experiencias de vivienda colaborativa para mayores existentes ya en España.

Para todo ello y para la difusión de nuestro modelo “jubilar” (reconocido en 2013 buena práctica WeDO) nos hemos servido en gran medida de los medios online: nuestra web, junto a los 93 artículos de este blog,  llegaron a las 4.000 visitas mensuales, dato que va en continuo ascenso. Las publicaciones de nuestra página de facebook lograron en 2013 casi 18.000 visitas. Son números abstractos, pero reflejan vuestro creciente apoyo y desde aquí queremos agradecerlo.

Hemos impartido una ponencia o charla coloquio una vez al mes, por término medio, en varios puntos de la geografía española, principalmente en las cercanías de Madrid (en el auditorio del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, en CEAPAT, en UDP, en Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid), también en La Granja, Guadalajara, Zamora y Santiago de Compostela (FEAFES). En otros medios de comunicación 2013 hemos tenido la oportunidad de publicar artículos en revistas y periódicos, y realizar entrevistas para TV y radio en múltiples ocasiones a lo largo del año.

Con el objeto de ayudar a la creación de jubilares, hemos atendido numerosas llamadas (91 308 70 38), correos (info@jubilares.es) y visitas (C/ Zurbano 58, Madrid) de grupos y personas interesadas en construir “comunidades con sentido”. Nuestra base de datos de interesados sirve para poner en contacto y servir, siempre a iniciativa de las personas que la conforman, a la creación o ampliación de los grupos. De entre todos ellos hemos trabajado más en profundidad con dos grupos de Madrid. Aún se encuentran en una fase inicial. Les acompañamos en la medida que ellos han querido en sus búsquedas (la de sus propias intenciones, el lugar, la financiación…).

Estamos trabajando con las entidades financieras para que este tipo de cooperativas de cesión de uso tengan condiciones de financiación adecuadas a su naturaleza. Con la ayuda de nuestros amigos Marsanz Abogados, Fundación Pilares y AJE Madrid, también hemos ido desarrollando documentos que pueden servir de modelo para la constitución de las cooperativas. En colaboración con entidades como CEAPAT, IMSERSO, SEGG, Fundación Pilares (con la que suscribimos un acuerdo marco) seguimos trabajando para que la Administración, a todos los efectos, considere estas iniciativas no como mero “residencial” ni como “residencias de mayores” (porque son viviendas) sino como “equipamiento de bienestar social”.

Continuamos la tarea iniciada hace años, incluso antes de la creación de la asociación, de investigación y formación continua sobre ejemplos internacionales de senior cohousing, nuevas formas residenciales y de asistencia para personas mayores, sistemas centrados en las personas, sistemas colaborativos. En 2013 hemos asistido a una veintena de congresos, conferencias y eventos; hemos contactado con asociaciones homólogas en otros países, con profesionales especialistas e investigadores; seguimos leyendo literatura sobre la materia y compartiendo lo que aprendemos. También en 2013 ayudamos a la difusión de estudios o investigaciones del  CSIC, IMSERSO, Pilares, Fundación Caser, Universidades Politécnicas de Madrid y Barcelona, UOC, UNIR…

La asociación tiene vocación de crecimiento. Queremos que en 2014 la actividad de Jubilares aumente así como la de sus propios integrantes. Los socios de Jubilares, más allá de las personas que iniciamos su andadura en 2011, son los propios jubilares que se van constituyendo y los simpatizantes que, compartiendo los fines de la asociación, desean apoyar la iniciativa con cualquier tipo de aportación voluntaria. Os animamos a formar parte de esta vuestra asociación.

Con-vivir el Alzheimer

El pasado sábado 21 de septiembre se conmemoró el que fue elegido por la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Alzheimer como el Día Mundial del Alzheimer. El objetivo es dar a conocer la enfermedad y difundir información al respecto, solicitando el apoyo y la solidaridad de la población en general, de instituciones y de organismos oficiales.

Dementia-WHONos sumamos a la iniciativa. Como indicaba el año pasado el  informe de la OMS “Dementia: A Public Health Priority”  el Alzheimer y otras demencias son una prioridad a nivel mundial (“Cuestión de Estado”, dice el lema escogido este año). Cada año 4,6 millones de personas son diagnosticadas de algún tipo de demencia en el mundo. Se trata de una enfermedad que afecta de forma traumática no solo a los enfermos sino muy especialmente a las personas que los rodean.

Esta enfermedad no forma parte del proceso normal de envejecimiento.

Es importante destacarlo puesto que a menudo forma parte del conjunto de estereotipos negativos que se difunden sobre las personas mayores. Y ha de ser una enfermedad contra la que seguir luchando para finalmente erradicar.

El estigma es aún tan grande que muchos afectados (enfermos y familiares) sienten vergüenza y no acuden a las asociaciones. Así se lamenta Koldo Aulestia, presidente de CEAFA en esta entrevista con motivo de la conmemoración del 21 de septiembre. De este modo al drama del Alzheimer se suma el de la soledad. La del enfermo, y la terrible soledad de la persona cuidadora.

Recomendamos páginas como Alzheimer UniversalKNOWalzheimer para encontrar información, acudir a las asociaciones de enfermos y familiares de Alzheimer y otras demencias, que trabajan desde ámbitos locales en todo el mundo para sensibilizar y conocer la enfermedad, para reducir el estigma, para reivindicar unas condiciones mínimas basadas en los derechos humanos para las personas afectadas por el alzheimer, para reconocer el papel fundamental de los familiares y cuidadores, facilitar el acceso a tratamientos y cuidados, y tomar medidas de salud pública para prevenir la enfermedad.

cuidadoalzheimer_arrugas

Una mano amiga en el hombro (del cómic y película “Arrugas”, de Paco Roca)

Es en este último punto donde nuestra asociación pretende aportar su granito de arena en la transformación del entorno físico y social de las personas mayores hacia ambientes, como los “jubilares“, de amistad, apoyo mutuo, prevención (con la previsión de sistemas de asistencia integral y centrada en la persona), de viviendas para toda la vida… Ello posibilita, como reza el texto de las reivindicaciones de CEAFA en el Día Mundial del Alzheimer_2013 que logremos los objetivos propuestos: “mantener a las personas con Alzheimer en su entorno de vida habitual, y “promover su máxima autonomía y el mantenimiento de sus capacidades“.

Creemos posible vivir en casa hasta cualquier nivel de dependencia. También con Alzheimer. Esto se logra con un entorno físico inmediato (habitación, vivienda, edificio, barrio) adecuado, pero también con la promoción de culturas de vida en comunidad en la que las personas encuentren previamente el soporte emocional adecuado para superar embates como el que suponen este tipo de enfermedades.

Abierto por vacaciones

Viñeta de ForgesAunque estos días no publicaremos artículos, la asociación Jubilares sigue durante el mes de agosto a vuestra disposición. Podéis visitar la web http://www.jubilares.es, la página de facebook http://www.facebook.com/jubilares, podéis llamarnos (91 308 70 38), visitarnos (C/ Zurbano 58 1ºC, Madrid) o escribirnos (info@jubilares.es).

Desde este medio, nuestro/vuestro blog, os deseamos para este periodo estival mucha participación, seguridad y salud. Nos vemos en septiembre.

Jubilares en Zamora. ¿Una utopía?

Foto en LaOpiniónAyer Miguel Ángel Mira, presidente de la Asociación Jubilares, impartió la conferencia organizada por la Fundación Caja Rural,  “Comunidades de Mayores: Adueñarse del Futuro“, en el Paraninfo del Colegio Universitario de Zamora.

La presentación corrió a cargo del doctor José Miguel Diego Gómez, presidente de la Fundación Caja Rural de Zamora, que a sus 85 años es paradigma del envejecimiento activo que promovemos. El contenido de la charla de Mira se centró en la necesidad de crear comunidad para lograr la autonomía personal y  ser dueño de las decisiones a lo largo de la vida, incluso en situación de dependencia. Esto se ilustró con ejemplos reales que desde hace décadas tomaron el modelo “jubilar” en multitud de países.

El público acogió con entusiasmo las palabras de Mira, reconoció que sería maravilloso vivir así, y también expresó, por boca de una de las participantes la duda: “Esto aquí es una utopía…”

¿Es esto posible en España? Nuestra respuesta es contundente: sí. Creemos, y así lo expresamos en Zamora, que no somos más individualistas que en otros lugares. Vamos retrasados en participación democrática, y también sabemos que eso está cambiando. Desde los movimientos asociativos, vecinales, sectoriales, se empieza a cambiar la realidad: ya no hay que esperar a que el ayuntamiento organice un festival folk, lo hacen los vecinos del barrio. No hay que esperar que la administración organice un viaje de grupo, podemos crear una llamada en la web y lograr precios baratos para los que se apunten. Eso ocurre en Madrid y en cualquier pueblo de Zamora.

construcción invernaderomerienda junto a invernadero

Estas dos imágenes, de Charles Durret, que se presentaron en la ponencia, provienen de la comunidad de Roskilde, en Dinamarca, establecida en el año 2000. Salvo por el alto porcentaje de personas rubias, podrían ser imágenes de un pueblo de la comarca de Aliste, el Bierzo o Las Alpujarras. Los que pasamos de cuarenta años hemos vivido escenas como esta. Hoy las estamos viviendo de nuevo. El individualismo fue (en eso confiamos) una breve etapa de nuestra historia.

Agradecemos a la Fundación Caja Rural y a los más de 200 asistentes la oportunidad de compartir con ellos nuestros principios en la línea de búsqueda de una inclusión social de un colectivo vulnerable como es el de mayores. Nos llevamos con nostros la cálida acogida y el contagio de ilusión de los mayores que allí estaban, y que continúa alentando día a día nuestro trabajo.

Acuerdo de colaboración entre Jubilares y Fundación Pilares

Firma_peq

Gustavo Navarro, Miguel Ángel Mira (vicepresidente y presidente de Jubilares), Pilar Rodríguez y Gonzalo Berzosa (presidenta y secretario de la Fundación Pilares)

Hoy Miguel Ángel Mira Illana y Pilar Rodríguez Rodríguez, presidentes respectivos de la asociación Jubilares y la Fundación Pilares para la Autonomía Personal, hemos firmado un acuerdo marco de colaboración para difundir buenas prácticas en el diseño de nuevas viviendas en las que, además de las condiciones constructivas y de ubicación idóneas, se garantice la atención psicosocial y sanitaria que se precise, siguiendo el Modelo de atención intregral y centrada en la persona (AICP). Para ello aportamos nuestros conocimientos y experiencias en los ámbitos del envejecimiento, la discapacidad  y la dependencia.

Mediante este Acuerdo de colaboración formalizamos una relación de cooperación que abarca de manera sistemática todos aquellos aspectos relacionados con la aplicación del Modelo AICP  en los que ambas partes tenemos mutuo interés.   Y en concreto, lo centramos en el apoyo mutuo que ambas entidades nos prestaremos para el diseño y construcción de comunidades con sentido, con el objetivo de fomentar la autonomía personal  y el envejecimiento activo, como instrumentos necesarios para la inclusión de las personas mayores y las personas con discapacidad.

Confiamos en que esta alianza se traduzca en acciones útiles no solo para los colectivos vulnerables en los que estamos volcados sino para el conjunto de la sociedad.

Ambos pensamos que solo sumando esfuerzos lograremos alcanzar nuestros objetivos. Esperamos, por ello, seguir sumando…

XVIII Congreso de la UDP. “Los mayores, generadores de riqueza”

Hoy regresamos del XVIII Congreso de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP), celebrado los días 6 y 7 de noviembre en la localidad de Chiclana de la Frontera. La UDP nos invitó a la Asociación Jubilares a participar en las jornadas con la instalación de un stand informativo acerca de nuestra labor como asociación, con la proyección de la película “¿Y si vivimos todos juntos?” y dinamización del coloquio posterior, donde hablamos de esas preocupaciones comunes entorno al envejecimiento, la necesidad de decidir por uno mismo, el miedo a la soledad…

En las intervenciones y ponencias se puso de manifiesto la preocupación por la situación económica, y en la necesidad de búsqueda de nuevas fórmulas de financiación, pero también de reconsiderar la inversión en los mayores. Luis Martín Pindado, presidente de la UDP lo manifestaba así: “por cada euro que las administraciones dedican a promocionar el envejecimiento activo nosotros se lo devolvemos multiplicado en actividad, en participación, en solidaridad, en actividad. Somos generadores de riqueza”.