Ejemplos Internacionales (IV). Rehabilitación: Solinsieme en Saint Gall (Suiza)

Publicamos otro ejemplo de rehabilitación de edificio, esta vez en Suiza (Saint Gall). La iniciativa de cuatro entusiastas mujeres, junto a la labor de un par de arquitectos comprometidos con el proyecto, lograron dar con la fórmula económica y jurídica, y el modelo arquitectónico para lograr su objetivo: combinar vida individual con cohabitación comunitaria. Este fue el principio que hizo que la iniciativa Wohnfabrik Solinsieme recibiera el premio bianual Age Award 2007, cuyo tema fue “residencias comunitarias como modelo de vida”. También para incluirlo en el panel HAPPI (Housing our Ageing Population: Panel for Innovation) en 2009.

El centro residencial Solinsieme consta de 17 unidades (apartamentos de uso privado) y unas zonas comunes (propiedad de la cooperativa). El edificio se construyó rehabilitando una fábrica de finales del s.XIX a la que se añadieron otros espacios adyacentes. Presentamos este ejemplo, no carente de algunas deficiencias (la más importante, referente a la accesibilidad para personas con algún tipo de discapacidad), como modelo de alternativa residencial para mayores, basado en la vida en comunidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Verena Bruderer y otras tres mujeres por encima de los ciuncuenta llevaban años discutiendo cómo programar la segunda mitad de sus vidas. Como profesionales de éxito habían vivido previamente en apartamentos relativamente grandes con sus familias, y ahora solas, mantenían esas casas al principio de esa segunda mitad de la vida.Querían quitarse de encima lastre y reducir el esfuerzo requerido para el trabajo en casa. La perspectiva de vivir solas en una casa grande no era atractiva para ellas. La casualidad llevó a las cuatro mujeres juntas a los arquitectos Bruno Dürr y Armin Oswald del estudio Archplan en Saint Gall. Comenzaron a buscar formas residenciales alternativas que sirvieran tanto para sus deseos individuales como su vida comunitaria.

Las cuatro amigas imaginaron un modelo residencial el que que no estuvieran solas sino en una casa compartida. Pensaban reducir los electrodomésticos individuales a favor de infraestructuras compartidas que les permitiera vivir juntas sin afectar a su libertad individual. Las capacidades, talentos y preferencias individuales podían beneficiar al grupo, haciendo posible ayudarse mutuamente y crear un modelo de vivienda que, derivando de una forma familiar de cohabitación, no dependiera de las tradicionales ataduras. Era importante buscar un entorno adecuado para no quedarse aisladas en la ciudad.

La historia de la creación de Solinsieme es interesante y cargado de lecciones. Hemos tomado el relato del libro “New Approaches to Housing for the Second Life”, de Andreas Huber y otros, para describirlo. Se puede continuar leyendo aquí.

Anuncios

  1. Pingback: La futura vivienda de los mayores. ¿Cuestión de arquitectura? | Jubilares
  2. Pingback: Ejemplo internacional (X) en Dinamarca: Lyngvang | Jubilares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s