Etiquetado: jubilares

Cuando asociarse es una solución

Las cooperativas cobran fuerza como una opción para cubrir las necesidades derivadas del adelgazamiento del Estado de bienestar

El artículo de «El País» publicado hoy comenta las ventajas de la creación de soluciones participativas en el ámbito del consumo, el trabajo, del bienestar social.

«Las cooperativas llevan más de un siglo participando en distintos sectores de la economía en todo el mundo. Ahora, en una época particularmente complicada, muchas de ellas ofrecen salidas innovadoras a los retos que se derivan de la crisis. “Son respuestas que parten de la cooperación entre la gente, de no esperar a que las Administraciones públicas resuelvan los problemas, sino de que los ciudadanos busquen la solución por sus propios medios”, analiza Íñigo Bandrés, de la Red de Economía Social y Alternativa (REAS). “Igual que tras la Guerra Civil muchos pueblos a los que no llegaba la luz o el agua corriente montaron cooperativas para autoabastecerse, el modelo puede servir ahora para hacer frente a los recortes de los Gobiernos en muchos ámbitos sociales”, afirma Ana Isabel Ceballo, presidenta de la Unión de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de España (UNCCUE).»

El artículo destaca un par de soluciones residenciales para personas mayores: Servimayor, en Losar de la Vera (Cáceres), y Trabensol, en Torremocha del Jarama. La primera se configuró como residencia de mayores (equipamiento); la segunda como residencial (viviendas).

Jubilares pretende una tercera vía más ambiciosa en cuanto a autonomía personal y asistencia integral. No obstante aplaudimos estas iniciativas que se llevan a cabo desde hace tiempo, con mucho esfuerzo y dedicación, entre personas que están haciendo de su propia comunidad ejemplo de envejecimiento activo, participación y trabajo en equipo y que sirven a la mejora de la salud de los mayores y en definitiva de la sociedad.

ECONOMÍA. ¿Salen las cuentas?

Jubilar, la opción más barataMudarse a un Jubilar es más barato que quedarse en casa. Además, socialmente, este modelo puede ser la única alternativa para la supervivencia económica del sistema sanitario actual

Un Jubilar puede marcar la diferencia entre acceder o no a asistencia cuando se necesite. Nuestra evolución social, nuestro envejecimiento demográfico y una larga y previsible era de austeridad convierte a este modelo en casi la única herramienta capaz de proveer algún tipo de asistencia asequible a los mayores en un futuro próximo.

Una de las razones principales de aquellos que emprenden un Jubilar es “yo nunca podré pagar una residencia”. Este convencimiento encierra cambios de actitud, además de realismo económico.

Dependiendo de las fuentes consultadas, la estadística nos indica que el riesgo de ser dependiente entre los 65 y los 84 años está entre el 20% y el 25%.

Efectivamente ese riesgo sube hasta más del 60% para los mayores de 85 (EDisc1999 INE). Si la esperanza de vida está en el entorno de los 82 años (85 para los mayores de 65) (EV.INE 2012), quiere decir que tenemos una probabilidad relativamente alta de no ser dependientes nunca.

Mayores que son libres

Pero por lógica prudencia casi todo el mundo se plantea una pregunta: ¿quién cuidará de mí o de mi pareja cuando lo necesitemos? El cambio social lleva a no desear ser una carga para los hijos. Por tanto, hoy ya y más en los próximos años, las personas mayores se enfrentan a la posibilidad de ser dependientes desde un planteamiento autónomo, afrontando su solución como una DECISIÓN VITAL PROPIA, igual que afrontaron otras de su vida anterior.

Veremos que en España, para aquellos que no tienen suficientes ingresos o ahorros en Planes de pensiones o de otro tipo, esta incertidumbre se resuelve principalmente por dos vías: la familia ayuda (más del 60%) y/o entra en juego la vivienda en propiedad, como principal ahorro.

El Jubilar es modernización en la medida que el mayor puede decidir sobre su vida sin involucrar a sus hijos, ya que la combinación Vivienda adaptada + Comunidad está resuelta para acceder a un buen envejecimiento de forma asequible. Veremos cómo en un Jubilar la economía de la vivienda y su adecuado diseño, unidos a las sinergias de la Comunidad ayudan a esclarecer e incluso resolver el problema asistencial.

COSTE DE LA ASISTENCIA. RESIDENCIAS

Muchas personas no pueden ir a una residencia si no reciben una ayuda externa de unos 800 € al mes:

El coste medio de una residencia en España es de más de 1.750€/mes. En Madrid supera los 1.900 €/mes (PreRes2010), mientras que la pensión media de Jubilación* en España es de 946,0€/mes. -En Madrid es de 1.130€/mes.(MT de 2012)-.* medias sólo de jubilaciones contributivas

A la residencia se acude como último remedio, pues los hijos quieren ocuparse de sus padres mientras puedan. Finalmente se van a una residencia personas con dependencia alta y para un período de entre 3y5 años. La decisión de ir a una residencia no la suele tomar el interesado en solitario, especialmente en los casos de demencias:

El 78% de quien busca residencia tiene más de 75 años. El 48% de ellos padecen algún grado de demencia. El 82% de las búsquedas las hacen familiares o amigos. 1/3 de los ingresos son por demencia. (PreRes2010).

El 80% de la población considera que cuidar de un dependiente impacta en la economía familiar. El sentido de obligación de cuidado de los padres dependientes es mayoritario (91%), pero va acompañado de la sensación de sobrecarga. (FM 2012)

El 55% de los entrevistados afirma que le gustaría acoger a sus padres dependientes en su casa. (FM 2012)

El 30% prefiere la opción de cuidarles sin que los padres dejen su hogar. (FM 2012)

El 15% restante se decanta por otras vías (FM 2012)

El 70% de las personas que viven en residencias son severos o grandes dependientes (ACS-UAM 2011)

Sólo el 12% son válidos o tienen dependencias leves (ACS-UAM 2011)

 

COSTE DE LA ASISTENCIA. AYUDA INFORMAL, CUIDADOS FAMILIARES Y AYUDAS A DOMICILIO

Quien no prevé sus propios cuidados es altamente probable que termine por influir de forma significativa en la vida de sus hijas o hijos:

Cuidar a padres dependientes se puede resumir en dos opciones, casi a partes iguales:

1.- La familia cuenta en mayor o menor grado con cuidadores externos y remunerados.

Según distintas fuentes de ofertas de trabajo en internet, y sin atender los precios del mercado esclavo aparecido con la crisis, una persona interna 24h. cuesta entre 1.000 y 1.200€/mes.

2.- La familia asume el cuidado en exclusiva

Los que deciden cuidar ellos personalmente a los mayores se enfrentan a esta realidad: El 85% de los cuidadores cuidan a diario y el 40% dedican a esta actividad entre 8 y 24 horas diarias. Como consecuencia de la sobrecarga, un 45% de los cuidadores padecen enfermedades crónicas. 2 de cada 3 serán mujeres. Si el familiar decide abandonar su empleo para dedicarse al cuidado de un dependiente, la pérdida media para el hogar es de unos 20.000 €/año. (FM 2012)

Sin embargo todos los estudios apuntan un cambio: si en la actualidad un 69% de los cuidados los provee la familia, y de ellos 2/3 son mujeres amas de casa de entre 45 y 65 años, también en la actualidad el 60% de las mujeres de entre 25 y 44 años están activas, lo que sugiere una caída brusca en un futuro próximo del apoyo informal familiar en los próximos años. (CapViv 2005), si bien la crisis actual está alterando en este momento esta realidad.

Se tiene la percepción de que la Administración es responsable o corresponsable en el cuidado pero muy pocos confían en ser compensados por la Administración por dichos cuidados. (FM 2012). Los recortes de estos años (2011-12) prácticamente han hecho desaparecer las ayudas de la Ley de Dependencia

Las personas mayores necesitan hacer una previsión que les permita asegurar los posibles costes de su dependencia sin contar con ayuda externa (familia o administración)

MECANISMOS DE PREVISIÓN DE ASISTENCIA Y HÁBITOS CULTURALES (CapViv 2005, VPHI 2007)

Los estudios de Joan Costa, Joan Gil, y Oscar Mascarilla acerca de la capacidad de la vivienda en propiedad como instrumento de financiación de las personas mayores en España, describen en detalle la gama de mecanismos existentes en Europa y España. (CapViv 2005, VPHI 2007) para afrontar los gastos en dependencia:

1.- Los Seguros de dependencia (privados, públicos o mixtos) casi no tienen implantación en España

2.- Los sistemas de ahorro o previsión para incrementar las rentas disponibles (Seguro de rentas vitalicias y PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático) implican una previsión de al menos 10 años. Son productos muy interesantes fiscalmente, si se tiene capacidad de ahorro antes de la jubilación.

3.- La vivienda es el ahorro más generalizado (88,8% de los mayores tienen piso en propiedad -PMIB 2012-), y sobre ella gravitan los instrumentos de conversión de activos inmobiliarios en renta: la “vivienda pensión”, la “hipoteca inversa”, la “hipoteca inversa mixta” y la “cesión-alquiler”.

¿Y cuánto le queda a mis hijos?

Sin embargo, estos productos ligados a la vivienda no terminan de tener éxito en España por diversas razones, todas bastante ligadas a cuestiones educativas -falta de previsión, falta de conocimiento, falta de información- y culturales -la vivienda es la herencia para los hijos-

En estos estudios nos recuerdan que la preferencia mayoritaria es la de quedarse en casa, en España y en Europa. Por tanto los productos financieros más usados serían dos: La Vivienda Pensión (VP) y la Hipoteca Inversa (HI)

Nos presentan entonces el concepto o TEORÍA DEL CICLO VITAL (Modigliani), por la cual el individuo racional no planea dejar herencias sino consumir los ahorros cuando se jubila.

Pues bien. Resulta que en España esta teoría no tiene mucho éxito, es decir, el 90% opta por dejar en herencia la vivienda y no usar ese capital para mejorar su vida durante la jubilación, y por tanto se suscriben pocas VP o HI.

Los autores realizan una encuesta para saber porqué y descubren tres razones principales: altruismo familiar -“que los hijos vivan mejor que yo”- (32%), inseguridad o aversión extrema al riesgo -“por si me pasa algo”- (25%), y finalmente, dejar herencia a cambio de cuidados -“para que mis hijos se ocupen de mi”- (25%)

Un Jubilar por tanto se adapta bien a esta “idiosincrasia” española, pues es un activo inmobiliario que puede trasmitirse.

LOS DESEOS DE LOS MAYORES Y SU EVOLUCIÓN

Hemos visto en grandes rasgos los deseos hoy de la gente mayor, en relación con la viabilidad asistencial:

1.-    Para afrontar los cuidados que necesitaré, prefiero que me cuide la familia

2.-   Me quiero quedar en mi casa hasta el final.

3.-    Quiero dejar la vivienda en herencia a mis hijos.

Estos deseos en pocos años van a evolucionar para ser viables:

1.-    No quiero ser una carga para los hijos o simplemente no me van a poder cuidar (empleo, emigración, nuevas relaciones sociales…)

2.-   Ni mi casa ni mi comunidad son IDÓNEAS para envejecer bien, y por tanto es perjudicial intentar quedarme en ellas hasta el final. Me mudo, como lo hice antes de otras fases de mi vida, a una casa, mi nueva casa, más adecuada a esta fase que comienzo, manteniendo por tanto una propiedad inmobiliaria «heredable».

3.-    Dejaré a mis hijos la mayor y mejor herencia posible, optando por un modelo que me permita gastar lo menos posible en mi vida cotidiana y en las ayudas que precise para mi dependencia, pero sin poner en peligro “envejecer bien”, con una vida digna y activa. No voy a ser “el más rico del cementerio”, ni voy a acabar solo ni aislado. Quiero morir dignamente, en casa, rodeado de los seres queridos, y no entubado en un hospital

¿Y si vivimos todos juntos?Para muchos la respuesta ya ha sido «ME VOY A VIVIR CON AMIGOS». Efectivamente veremos cómo este modelo es el más VIABLE ECONÓMICAMENTE para alcanzar estos deseos

LA VIABILIDAD DEL MODELO JUBILARES

Los condicionantes económicos más habituales son:

.- No puedo o no debo gastar dinero en acondicionar mi vivienda actual

  • Es una obra grande y cara, que podría depreciar el inmueble (pérdida de un baño o un dormitorio…)
  • No puedo prever cuándo hacerla, y si cuando la necesito no la tengo, ya no seré capaz de hacerla
  • No compensa, pues el edificio es de todas formas inaccesible
  • No compensa en un adosado de 4 plantas acondicionar y vivir sólo en el sótano
  • No compensa pues vivo en una comunidad sin vínculos ni comunicación entre los vecinos.

.- No espero que las Administraciones se ocupen de mi dependencia (mi renta es demasiado alta)

.- No puedo pagarme una residencia privada (mi renta es demasiado baja), y no quiero vivir en una

.- No puedo pagar una persona interna 24h.sin que me ayuden los hijos.

.- No quiero ser una carga económica para mis hijos

Con estos condicionantes, la hipótesis de partida para acercarse al modelo Jubilares, en lo económico, será:

a.- Voy a usar parte de mis ahorros – mi vivienda- para acceder a una vivienda más adecuada y más barata, que dejaré a mis herederos.

b.- Voy a afrontar los posibles gastos en dependencia con esa diferencia o ganancia entre el precio de mi actual vivienda y el de la nueva.

c.- El mantenimineto de la nueva vivienda, el Jubilar, por su modernidad, y su organización especializada y comunitaria, debería ser más económica que mi actual vivienda.

Vamos a ir analizando este supuesto o hipótesis de partida.

VIVIENDA MÁS BARATA

.- MENOS SUPERFICIE:

Porque ajusto el programa a mis nuevas necesidades

Porque está diseñado para esta finalidad específica

Porque está hecho a medida de mis posibilidades

.- ADAPTADA Y ADAPTABLE, que no tendré que reformar

.- SUELO DOTACIONAL, mucho más barato que el residencial.

.- MENOS GASTOS DIARIOS (el 60% de la pensión se va en alimentación y vivienda -EPM 2010-)

Casa moderna que consume mucha menos energía

Comunidad que comparte gastos en alimentación

Comunidad supone mayor potencial de acceso a TICs y al Envejecimiento Activo y a sus redes de cooperación

MENOR GASTO EN ASISTENCIA

.- La ASISTENCIA se diseña justo a medida (AICP), con asesoramiento de la Fundación Pilares

.- La ASISTENCIA la PAGAMOS entre varios, y no yo solo (decisiones solidarias o de previsión de la comunidad)

.- La vida en un Jubilar, por ser una «comunidad con sentido», cubre sin coste más de la mitad de las dependencias habituales, tales como salir de casa o hacer algo sencillo en el hogar:

El número total de personas de 65 y más años con discapacidades en España (…) supone un 32’21%, de la población en ese grupo de edad. El 65% de las personas de 65 y más años con alguna discapacidad padecen al menos una del grupo. “Desplazarse fuera del hogar”. El segundo grupo de discapacidades que afecta a más personas (47,5%) de estas edades es el de “Realizar las tareas del hogar” (EDisc1999 INE)

MÁS CALIDAD DE VIDA ES MÁS SALUD Y MENOS GASTO ASISTENCIAL

.- Vivienda «más grande» porque las áreas comunes son una extensión de la vivienda privada: biblioteca más grande y más completa, magnífico taller, cocina y comedor cómodos para tener invitados, habitaciones para mis invitados pero fuera de mi apartamento….)

.- La salud es mejor gracias al envejecimiento activo, a la vida en comunidad y a la mejor adecuación del entorno. Hay diferentes estudios sobre calidad arquitectónica de la residencia geriátrica y mejora de la salud, con los ahorros derivados en medicamentos y cuidados. (Izal y Fernández Ballesteros, 1990; Regnier, 2002; Rabig et al. 2006; Kundstrup, 2011), así como del aumento de la mortalidad y la morbilidad asociados a la soledad, es decir, la buena vecindad ayuda a curar y a no enfermar (AIM 2012. ChD-2009)

Es decir, SI SE PREVÉ que en esta etapa habrá gastos extraordinarios y se decide AFRONTARLOS de forma AUTÓNOMA, mudarse a UN JUBILAR es una opción MÁS SEGURA, DESDE EL PUNTO DE VISTA ECONÓMICO, que quedarse en la vivienda «familar»

LA VIABILIDAD FINANCIERA

Las personas se hacen mayores y tienen sus necesidades, sin poder cambiar esa circunstancia en función del ciclo económico o financiero. Por tanto el modelo Jubilares no es temporal o coyuntural.

Este modelo, y cualquiera en donde una cooperativa o un particular hacen una vivienda, necesita financiación, ya que mientras dura el proceso hay gastos que hay que afrontar (toda la construcción y todos sus gastos asociados), y la vivienda –los ahorros- no están «disponibles» para ir pagando esos gastos hasta que no se mudan los usuarios a su nueva vivienda.

Hemos mencionado antes los estudios de J. Costa, J. Gil, y O. Mascarilla sobre la capacidad de la vivienda en propiedad como instrumento de financiación de las personas mayores en España (CapViv 2005, VPHI 2007). Recordamos dos productos financieros de los que encontramos en estos estudios.

La vivienda pensión

La vivienda pensión es una fórmula mediante la cual la persona mayor propietaria de una vivienda puede transmitirla, obteniendo a cambio una renta por ella y continuar habitándola mientras viva.

La hipoteca inversa

La hipoteca inversa consiste en un préstamo realizado por una entidad financiera que permite a una persona mayor recibir una cantidad mensual complementaria a su pensión, durante un plazo de tiempo concreto (generalmente entre 10 y 20 años), a un interés fijo negociable, y estableciendo su vivienda como garantía),  y con el consentimiento de los herederos como recomendación. La edad mínima límite para acceder a este tipo de préstamo suele ser los 70 años, si bien no es obligatorio.

Naturalmente, sobre una vivienda libre de cargas puede hacerse una hipoteca por la cantidad necesaria. De ahí que sea importante que el Jubilar sea más barato que la vivienda en qué vivimos, pues será más fácil financiar el proceso.

Por tanto los bancos tienen que participar en el proceso, como instrumentos imprescindibles en cualquier actividad inmobiliaria, poniendo a disposición de los usuarios los instrumentos financieros existentes.

COSTE SOCIAL DE LA PERMANENCIA EN CASA CON CUIDADOS INFORMALES. EL JUBILAR COMO SOLUCIÓN AL COLAPSO SANITARIO

Más de la mitad de las estancias en hospitales corresponde personas mayores de 65 años. (INE 2008)

Sin embargo, cuando hay cuidados «profesionales» de por medio (actualmente en España fundamentalmente en las Residencias; en el futuro también en los Jubilares) sólo son enviados a urgencias entre un 15% y un 20% de los residentes, por períodos inferiores a 2 días, y en 1/3 de los casos para descartar una rotura en el caso de una caída. La mayoría de las personas que viven en un centro «profesionalizado» mueren “en casa” (es decir, en la residencia, el jubilar…), mientras que la gente que vive “en casa», solos o con la familia, mayoritariamente muere en un hospital (más del 50% de estancias hospitalarias son de mayores de 65 años)(INE 2008)

Si la Comisión Europea invita a encontrar NUEVAS VÍAS para que los mayores permanezcan incluidos en sus comunidades con los apoyos necesarios para vivir dignamente hasta el final de sus días, ¿cómo se combina esto con semejante ocupación hospitalaria por gente que supuestamente se ha quedado en casa para recibir allí los apoyos adecuados, como le han recomendado? ¿cómo es que van al hospital? ¿no pueden realmente recibir  los ncuidados en casa? y si estas personas TIENEN que ir a un hospital, ¿Podrá el sistema sanitario soportar esta demanda de hospitalizaciones en un futuro?

Las personas que viven en un Jubilar utilizarán los servicios sanitarios de forma más racional, puesto que están asesorados asistencialmente según el modelo de Asistencia Integral y Centrada en la Persona (AICP). (AICP-PR 2010). Esta asistencia a domicilio es mejor, más económica y es la que recomienda la Comisión Europea.

En España las administraciones están planteándose prestar este tipo de asistencia (AICP), y el programa Etxean Ondo, la primera experiencia que se lleva a cabo en una Comunidad Autónoma de nuestro país con el fin de poner a prueba un modelo de AICP, en domicilios y residencias, ha dado ya paso a un programa piloto en Soria a cargo de la Consejería de Bienestar Social de la Junta de Castilla y León. Se espera que las experiencias de AICP se extiendan.

Como hemos visto antes el que los mayores se queden en casa podrá suponer el colapso del sistema sanitario o al menos una grave merma de calidad en la atención hospitalaria si no reciben los cuidados apropiados. Conscientes de ello las administraciones intentarán extender la AICP para poder asegurar la mejor asistencia a los mayores en sus domicilios,  y por ser indirectamente un apuntalamiento para el sistema sanitario.

Dicho esto un Jubilar es el lugar idóneo para administrar la AICP, ya que se diseña desde el principio para ello. Pero de momento la AICP han de pagarla sus usuarios. Sería lamentable que muchos no se hagan un Jubilar a causa del temor a este gasto, pensando que ahorrarán más si no se mueven de sus casas actuales (es decir, acudiendo a urgencias cuando estén enfermos).

Pero como es lógico donde se puede administrar la AICP de forma más efectiva y económica es en los Jubilares, mejor que en viviendas dispersas y no adaptadas.

Por tanto es previsible, o desde luego deseable, que en un futuro las administraciones apoyen la creación de Jubilares, en la idea de extender la AICP con cargo a la sanidad pública, entendiendo este servicio no como un gasto –las personas mayores tienen derecho a ir al centro de salud o al hospital- sino como un más racional y óptimo empleo de los recursos sanitarios públicos, con el doble objetivo de dar el mejor servicio asistencial y el de evitar el colapso del sistema hospitalario

REFERENCIAS

AICP-PR 2010: RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, Pilar (2010). “La atención integral centrada en la persona”. Madrid, Informes Portal Mayores, nº 106. [Fecha de publicación: 04/11/2010]. http://www.imsersomayores.csic.es/documentos/documentos/pilar-atencion-01.pdf

AIM 2012: Loneliness in Older Persons. A Predictor of Functional Decline and Death. Carla M. Perissinotto, MD, MHS; Irena Stijacic Cenzer, MA; Kenneth E. Covinsky, MD, MPH. Archives of Internal Medicine 2012;():1-7. doi:10.1001/archinternmed.2012.1993. Published online June 2012

ChD-2009: Charles Durrett. Senior Cohousing: A Community Approach to Independent Living. – Handbook. 2009. El término Cohousing se atribuye a Charles Durrett

CapViv 2005: Joan Costa-font, Joan Gil-trasfí, Oscar Mascarilla-miró. Capacidad de la vivienda en propiedad como instrumento de financiación de las personas mayores en España. CAEPS, Universidad de Barcelona. Edad y Vida 2005

EDisc1999 INE: Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999. INE. Madrid, 2000

EV.INE 2012: La esperanza de vida al nacimiento alcanza los 78,8 años en los hombres y los 84,8 años en las mujeres. Nota de prensa del INE de 18 de enero de 2012. http://www.ine.es/prensa/np697.pdf.

EPM 2010. Encuesta de Personas Mayores. 2010. IMSERSO. El 60% del gasto viviendo en casa es la propia vivienda (40%) y la alimentación (20%). http://www.imsersomayores.csic.es/documentos/documentos/msps-encuesta-mayores-2010-02.pdf

FM 2012: María Ángeles Durán. El trabajo no remunerado en la economía española’. Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para la Fundación BBVA. Nota de prensa: “Las familias españolas quieren asumir el cuidado de sus mayores dependientes pero reclaman el apoyo de las administraciones” http://www.europapress.es/sociedad/noticia-familias-quieren-asumir-cuidado-dependientes-20120709141313.html

INE 2008: Encuesta de Morbilidad Hospitalaria 2008. Instituto Nacional de Estadística. Junta de Extremadura P.75 http://www.estadisticaextremadura.com/gestore/docs/varios/morbilidad//emh08.pdf

Izal,M.; Fdez-Ballesteros, R. (1990). “Modelos ambientales sobre la vejez”.

Knudstrup 2011. Jornadas Internacionales sobre innovaciones en residencias. Madrid. Fundación Pilares y F. Caser . Knudstrup, Mary-Ann (2011). “Evidence on the relationship between architectural design and subjective well-being”. http://www.fundacionpilares.org/jornadas_knudstrup.php

LBEAA 2010: Junta de Andalucía. Libro Blanco del Envejecimiento Activo. Coordinador General Técnico, JESÚS J. FERREIRO CASILLAS. Año: 2010. Editorial: Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social. Junta de Andalucía. http://www.imsersomayores.csic.es/documentacion/biblioteca/registro.htm?id=57589

(MT 2012). Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Junio 2012. http://www.seg-social.es/Internet_1/Estadistica/Est/Pensiones_y_pensionistas/Pensiones_contributivas_en_vigor/Por_Comunidades_Aut_nomas_y_provincias/ESTC_005357

NMA 2011: Pilar Rodríguez Rodríguez.  “Hacia un nuevo modelo de alojamientos. Las residencias en las que querremos vivir”. Fundación Pilares para la autonomía personal (Octubre, 2011). http://www.fundacionpilares.org/docs/las_ressidencias_que_queremos.pdf

PB 2009. Peter Bakker, June 2009. Conferencia “Cohousing in The Netherlands” First International Cohousing Summit. Seattle, 2009. Peter Bakker es consejero de la National Union for Cohousing – Landelijke Vereniging Centraal Wonen (LVCW), de Holanda

PMIB 2012: ABELLÁN GARCÍA, Antonio; AYALA GARCÍA, Alba (2012). “Un perfil de las personas mayores en España, 2012. Indicadores estadísticos básicos”. Madrid, Informes Portal Mayores, nº 131. [Fecha de publicación: 1/06/2012]. http://www.imsersomayores.csic.es/documentos/documentos/pm-indicadoresbasicos12.pdf

PreRes2010: Informe inforesidencias.com sobre precios de residencias Geriátricas para personas mayores. Nov. 2010. http://www.inforesidencias.com/geriateca/

ACS-UAM 2011: “Análisis de los costes sanitarios en centros residenciales privados para personas mayores”. Febrero 2011. Marta Fernández Moreno et al., Fundación Instituto edad y Vida. Universidad Autónoma de Madrid.

Rabig, J.; Thomas, W. MD,2 Kane, R.; Cutler, L.J.; McAlilly; S. (2006).”Radical Redesign of Nursing Homes: Applying the Green House Concept in Tupelo, Mississippi”. The Gerontologist, Vol.46 (4): 533-539.

Regnier , V. (2002). Design for Assisted Living: Guidelines for Housing the Physically and Mentally Frail, John Wiley, New York.

VPHI 2007. COSTA FONT, Joan; GIL TRASFÍ, Joan; MASCARILLA MIRÓ, Oscar (2007). “La vivienda pensión y la hipoteca inversa como fuente de financiación de los mayores en España”. Madrid, Portal Mayores, Informes Portal Mayores, nº 75. [26/10/2007]. http://www.imsersomayores.csic.es/documentos/documentos/costa -vivienda-01.pdf

¿Y si vivimos todos juntos?

Críticas cinematográficas aparte, que podrán realizarse con más competencia en otros medios, queremos destacar esa común preocupación, que trasciende fronteras, y llega a la gran pantalla como el lema que casualmente llevamos tiempo empleando para explicar nuestro modelo Jubilares: ¿Y si los amigos nos vamos a vivir juntos?

Tras las situaciones disparatadas, románticas, las  de una comedia a veces predecible, se esconde la profunda inquietud sobre los últimos años de la vida (muchos años, según las estadísticas): «somos muy precavidos, pero no nos preocupamos en absoluto de los últimos años», dice una protagonista. El «hecho desencadenante» que moviliza a las personas puede ser, como en el caso de estos personajes, un principio de demencia, un cáncer, un infarto.

La apuesta (irse a vivir juntos a casa de uno de los amigos) se basa en el respeto a la dignidad humana de los mayores, su derecho a decidir sobre su vida, su legítima opción por vivir – y también morir – en el medio físico y social que la persona (por mayor que sea) ha decidido, la asistencia personalizada adecuada a las necesidades de cada momento, la construcción de una comunidad (por pequeña que sea, como en este caso) que reflexiona, decide y actúa desde la libertad. Vivir hasta el final de sus días rodeados de sus seres queridos, con lo bueno y lo malo que eso aporta.

El modelo Jubilares se basa en esta filosofía, si bien, aprendiendo de otras muchas experiencias, ayudamos a crear la comunidad con un método más efectivo.

La película compara los modelos residenciales y se posiciona desde una óptica sencilla: prefiero estar con los amigos. No es un tratado sobre asistencia a la tercera edad. Es tan solo una comedia.

Bienvenidos al blog de Jubilares. Un modelo internacional de referencia

El 7 de junio de 2011 vi en la tve1, por primera vez, a los cooperativistas de Trabensol. La fuerza adquirida a través de más de 10 años trabajando juntos, para por fin comenzar las obras de su “centro social de convivencia para mayores”, era la clave de un modelo.

Aquella fuerza me llevó a buscar, a preguntarme ¿qué tenía que ocurrir para que un grupo de amigos, ya mayores, decidieran mudarse a otra casa para envejecer juntos, reforzando sus vínculos comunitarios -en vez de aislarse de los otros-?

Ha pasado un año, seis meses desde de colgamos nuestro primer “post” en el blog de mmn-arquitectos, y en este año hemos descubierto otras cooperativas en España (pocas aunque entusiastas), pero cientos en nuestra cultura occidental (Dinamarca, Suecia, Países Bajos, Alemania, UK, EEUU, Canadá…), y nos hemos adentrado en sus motivos, soluciones, éxitos y errores, lo que nos han ido arrastrando a ese punto en que “cuanto más conoces, más sabes lo mucho que ignoras”

No ha quedado otra que abrir este blog para Jubilares, pues el tema genera todos los días noticias alentadoras.

No en vano el modelo Jubilares es quizá la revolución silenciosa más importante en el mundo occidental:

Pues supone dar un marco sólido a una opción de envejecimiento activo que prácticamente cubre, y como poco favorece, el desarrollo de sus cuatro pilares: salud, seguridad, participación y formación

Porque está imbricada en el cambio de mentalidad social que recorre la Europa de las personas: cooperación vs. competición, proyecto comunitario vs individualismo, sostenibilidad vs. despilfarro…. Por tanto en Jubilares ayudamos primero a construir comunidades, y luego a construir el edificio que diseñan.

Porque lucha contra la concepción especulativa de la vivienda, congelando costes y dirigiendo los esfuerzos al tejido productivo

Porque es el modelo que permite implantar de forma SEGURA la ATENCIÓN INTEGRAL Y CENTRADA EN LA PERSONA (AICP), para que los usuarios “permanezcan hasta el final de sus días incluidos en su comunidad y recibiendo los apoyos que precisan para vivir con calidad de vida”

Y es una revolución porque demográficamente, y por causa además de la crisis, los mayores son una gran minoría, con criterio, ganas de tomar las riendas de su futuro y casi los únicos con medios para hacerlo realidad. Ellos van a “tirar” del carro, otra vez, pero parece que desean hacerlo, con ilusión renovada.

Por todo ello, hace falta este Blog, porque no se puede echar a perder tanta fuerza.

Esta noche se estrena una película francesa que tiene nuestro “slogan” ¿y si los amigos nos jubilamos juntos?

Os contaremos qué nos ha parecido.

Miguel Ángel Mira

Jubilares da la bienvenida a «Mogamabe»

Jubilares de España. Bienvenida en La GranjaEl pasado 17 de marzo de 2012 se llevó a cabo la presentación de bienvenida a «Mogamabe«, en la Casa Vanhecke, en San Ildefonso (Segovia)

Mogamabe es el primer grupo de amigos que como futuros usuarios se ha acercado a Jubilares interesándose por los servicios que prestamos. Era para nosotros, por tanto, un día de estreno y de gran importancia.

Para Mogamabe era interesante saber si su deseo de llevar a cabo su propia residencia para la jubilación era una ilusión viable y si iban a necesitar ayudas y de qué tipo.

Para Jubilares esta primera ocasión nos tenía que servir para saber si nuestro modelo se entendía y si en principio tenía buena acogida.

Jubilares. Comida entre las dos ponenciasLo primero sería resaltar que para todos fue un éxito de convivencia. Lo pasamos estupendamente. La comida que preparamos juntos estaba rica y muy bien acompañada por buen vino y animada conversación. Acompañó un clima suave y soleado.

Los objetivos de cada parte parece que quedaron, a este nivel de primer encuentro, satisfechos. Al final del día todos estábamos exultantes, y quedábamos a la espera de prontas noticias.

En principio Mogamabe tiene ahora un tiempo para confirmar «oficialmente» a Jubilares si quiere poner en marcha el proyecto con el asesoramiento y el modelo que propone Jubilares, pero quedó la sensación de que Jubilares había sido capaz de transmitir a Mogamabe la idea de que emprendían una empresa compleja que merecía la pena hacer bien, apoyándose en métodos y experiencias ya llevadas a cabo en otros países, y que Jubilares, aun siendo pioneros en España, estaba comprometido a hacerlo con profesionalidad, entusiasmo y realismo.

Sea cual sea la decisión de Mogamabe, Jubilares recogió de ellos suficientes muestras de apoyo y cariño como para seguir con su proyecto.

En lo que concierne a Jubilares como asesor o incluso grupo de opinión sobre cuestiones asistenciales, quedó claro que cuantos más proyectos se unan en la asociación más capacidad tendrán sus socios de influir sobre las autoridades y otras entidades para mejorar el marco legal y de conocimiento que permita dar un mejor servicio asistencial a los propios Jubilares.

Démonos cuenta que las dudas más complicadas de responder tenían relación con la forma en que la administración derivará, si lo hace, los servicios sanitarios adquiridos como derecho hacia los servicios asistenciales que realmente necesitamos. Pues efectivamente tenemos derecho a recibir gratuitamente unos servicios sanitarios – ser atendido por el médico de cabecera, ir a urgencias, ser hospitalizado- mientras que tenemos que pagar por recibir una asistencia preventiva – de un equipo gerontológico – y una asistencia a domicilio en caso de dependencia. Necesitamos lo segundo, que es mucho más barato que lo primero, pero la administración aún no responde a este esquema socio-sanitario complejo, sino a través de una Ley de Dependencia que parece «aumentar» el gasto social, cuando en realidad debería simplemente trasvasar, por ser más económico, fondos sanitarios (para curar enfermedades) a fondos sociales (para prevenirlas y para evitar innecesarias hospitalizaciones).

Jubilares no tiene esta respuesta en su mano, pero si nuestro modelo se extiende podrá influir para que la asistencia domiciliaria que un Jubilar necesita sea en parte cubierta por el sistema nacional de salud.

Jubilares juega con una verdad estadística: si la gente mayor ha de ser atendida en el sistema sanitario en vez de en el sistema social, el estado caerá en bancarrota por ser esto inviable. Hoy en día ya más del 30% de las camas de los hospitales las ocupan mayores esperando a morir, que estarían incluso mejor atendidos en su casa o en una residencia, lo que supone un absoluto desbarajuste desde el punto de vista de la eficacia sanitaria y por tanto un encarecimiento excesivo e injustificable.

Las otras dudas que surgieron sí estaban más al alcance de Jubilares, y era muy gratificante ver que el modelo era capaz de dar respuesta a ellas, pues tiene la ventaja de ser un modelo a medida, y por tanto muy capaz de contestar a las inquietudes de cada grupo o persona.

En resumen, un día muy agradable y en cierta forma un hito en la historia de Jubilares.

El ahorro de la dependencia en cada comunidad

Sobre el artículo-entrevista de Carmen Morán (El País 18.03.2012) a César Antón (Director de IMSERSO)

El pasado día 14 asistí a la presentación que la fundación Edad y Vida hizo de su estudio «Modelo de acreditación de servicios de atención a personas mayores en situación de dependencia»

Era el primer acto oficial de nuevo Director General de IMSERSO, César Antón. Parte de su discurso efectivamente versó sobre el tema que refleja el titular de prensa que hoy aparece en El País: «No se atiende igual a gente con la misma dependencia», pues es «el objetivo del Gobierno que, a igual grado de dependencia, dos personas reciban el mismo servicio en cualquier lugar de España»

Coordinación entre comunidades, unificación de criterios para el copago del usuario, indicadores comunes para determinar lo que cuesta la dependencia en cada comunidad y primar la prestación de servicios dice ser los ejes de su política.

Cualquiera que trabaje en diferentes comunidades autónomas entiende la necesidad de coordinación y unificación de normativas.

Cesar Antón, en aquel discurso puso énfasis en otro concepto, y ese énfasis me llamó la atención. Básicamente vino a decir que los servicios de atención a mayores habrán de ser SOCIO-SANITARIOS, o no podremos afrontar las necesidades asistenciales futuras.

El término socio-sanitario, que de tan usado puede que parezca vacío de significado, tiene enorme relevancia en la actualidad. Todos los días aparecen reflexiones que hablan de encontrar «un nuevo modelo», desde la administración y desde cualquier otro interlocutor del sector.

Yo entiendo esta reflexión como la imperiosa necesidad de atender a los mayores desde una óptica social y sanitaria coordinando ambas prestaciones, pues de lo contrario quebrará económicamente el sistema sanitario.

Por tanto en vez de preguntarnos lo que cuesta la dependencia, que parece que es un gasto «añadido», y casi superfluo, podríamos formular la pregunta al revés. La pregunta sería cuánto podemos ahorrar si las personas mayores no se ven obligadas a usar un sistema de atención sanitaria diseñado para curar enfermos (los mayores no son enfermos). Cuánto podemos ahorrar si a las personas mayores se les atiende desde el diseño gerontológico en sus domicilios, incidiendo en la prevención, y facilitando un envejecimiento satisfactorio y una muerte digna rodeado de los suyos, en el seno de su comunidad, (recomendación OCDE) en vez de en un hospital.

Asociación Jubilares es una parte importante de la respuesta, ya que asesora a los usuarios que comprueban que han de cambiar de vivienda, porque en su domicilio habitual no pueden tener un envejecimiento activo y saludable ni pueden ser atendidos hasta cualquier grado de dependencia. Si la administración reconoce que este modelo de vivienda colectiva – el Jubilar-, es el mejor entorno (por eficaz y por saludable) para prestar asistencia gerontológica a domicilio, apoyará el modelo pues puede significar la supervivencia del sistema sanitario, hoy debilitado por atender necesidades que no son las propias.

El modelo de Jubilares puede extenderse rápidamente –son los usuarios sus promotores- si la administración garantiza reconocerlos como una pieza eficaz, incluso indispensable, para el modelo socio-sanitario. No más un modelo donde lo social y lo sanitario son compartimentos estancos.

miguel ángel mira

JUBILARES: Reinvención en la «Etapa de Mayor»

JUBILAR: Término inventado a partir del latín «iubilare» (gritar de alegría) y “lar” (hogar, dios que protege el hogar). Un JUBILAR es un grupo de Viviendas de personas mayores, creado en régimen de Cooperativa de Cesión de Uso, promovido y diseñado POR los residentes, que quieren basar su vida en la etapa de mayores en la filosofía del envejecimiento activo como fuente de salud, y la convivencia como su herramienta necesaria. JUBILARES de ESPAÑA (JdE) provee la promoción delegada, el diseño arquitectónico y el asesoramiento gerontológico que hace que esas iniciativas triunfen. En un JUBILAR, que generalmente inician personas en la cincuentena, y que gestionarán ellos mismos a lo largo de su etapa de mayor, convivirán finalmente con cualquier grado de dependencia hasta el final de la vida. La asistencia que recibirán se basará en el modelo de Asistencia Integral centrada en la Persona, una asistencia A MEDIDA, a domicilio, de alta calidad y coste abordable. Un Jubilar es un lugar para envejecer bien.

“¿A quién respeto más por haber envejecido bien? (…) Para mí, el poder es la capacidad de moverse de una posición A a una posición B; de continuar y hacer algo diferente. Esas personas están siempre en transición. No hablan de retirarse o de sus éxitos pasados. Están siempre rediseñando, recomponiendo y reinventando sus vidas”. Warren Bennis. University of Southern California. Executive Excellence nº47 feb 2008. Reflexiones sobre la jubilación.

¿A QUÉ REALIDADES SOCIALES QUIERE RESPONDER ESTE PROYECTO?

1.- Social y Cultural: Es la razón más poderosa, pues es el motor que hoy ya está impulsando la creación de estas cooperativas. Una nueva generación con una situación vital completamente distinta a la anterior, que encara una etapa de vida de entre 15 y 25 años con relativa buena salud, que no quiere ser una carga para los hijos y que desea tener una vida activa, rica y llena de significado. Una vida que DECIDEN ellos.

“ plantearse el envejecimiento de manera activa, como cuando nos enfrentamos a los cambios fundamentales de la vida: cuando nos independizamos para vivir con un compañero/a, cuando tuvimos hijos, cuando cambiamos de ciudad por cuestiones de trabajo, o después de un divorcio, etc.. Se trata, como entonces, de asumir que entramos en una nueva etapa, que puede ser relativamente larga, de la vida y que, como entonces, podemos intentar preparar las condiciones de vivienda, de entorno, de amistades, etc. en las que queremos vivir esos años. La diferencia de actitud que supone este planteamiento es fundamental, y se corresponde con la diferencia real entre nuestra generación de jubilados y las anteriores” Blog Cooperativa Housekide. Donostia.

Dentro de esta generación no son pocos los que además desean que convivencia, solidaridad e interacción con otras personas sean la base de su salud.

“Tomamos esta iniciativa porque queremos vivir libremente, compartiendo el tiempo de ocio de forma solidaria, con la conveniente privacidad y con los servicios adecuados”. “Necesitamos para ello integrar en el proyecto a gente del pueblo” Cooperativa Convivir. Cuenca

Y desde luego una generación concienciada socialmente, que aspira a una mejor arquitectura: todas las cooperativas en marcha expresan de una u otra forma el deseo de una “arquitectura adaptada”, “pensando en las generaciones futuras con una forma de vida respetuosa con la naturaleza”, “en un entorno bello y adecuado”, «un lugar acogedor, especializado, no un hospital o una fría residencia» etc.

2.- Demográfica – económica: En 2030 cerca de un 42% de la población será mayor de 65 años en España y Europa (Eurostat 2011). La sociedad civil no podemos esperar a que los estados “reaccionen”. Hemos de crear un sistema que en unos años sea fácil, conocido y habitual, que permita a la gente mayor acceder a la asistencia gerontológica y geriátrica a un coste acorde a sus ingresos.

“un grupo de personas mayores de profesiones diferentes, conscientes del cambio social, más esperanza de vida, y por lo tanto, mayores necesidades de ocio, atención socio-sanitaria y de compañía, que avanzamos hacia edades en las que podríamos necesitar apoyos cercanos y continuados, y dado que los baremos de las residencia públicas nos dejan fuera y el alto coste de las privadas nos lo ponen muy difícil, pensamos en un proyecto que favoreciera nuestra calidad de vida futura. De esta forma no seremos una carga para nuestros hijos y todos, el que más o menos tenemos una pensión y un piso que nos permitirá hacer frente a los gastos de participación” Cooperativa Profuturo, Valladolid.

3.- Socio Sanitaria: Las iniciativas estudiadas coinciden en ciertos principios clave para entender la propuesta socio-sanitaria (diseño gerontológico) de este modelo:

– Esta residencia es en principio la última, y proveerá todos los servicios de cualquier nivel de dependencia.
– Vamos necesitando puntual y progresivamente ayuda, y los vecinos y amigos son los que mejor pueden prestárnosla. Es un modelo solidario de convivencia. Cuando el porcentaje de no-dependientes disminuye se comienza a contratar Asistencia domiciliaria especializada.
– Es aquí donde el modelo de Asistencia Integral Centrada en la Persona (AICP) está en la actualidad desarrollándose con fuerza para sentar las bases de calidad exigibles para atender cualquier grado de dependencia a domicilio.
– La gente mayor no son enfermos, y por tanto la atención no debe recibirse de la sanidad estándar, sino de la gerontología. Los hospitales no son el lugar adecuado para ser atendido ni para morir.

“Consideramos necesario estudiar mecanismos para evitar que el Centro de Convivencia se transforme en una simple residencia de tercera edad al uso a la que acuden las personas cuando sus condiciones ya no les permiten mantenerse en el entorno habitual, (…) por dos motivos: (…) porque frustraría el (…) vivir de una forma alternativa, introduciendo elementos de comunidad, condiciones saludables, práctica de solidaridad y cooperación que faciliten una vida más gozosa y enriquecedora, y (…) por motivos económicos (…) al no existir la aportación de una alta proporción de personas totalmente válidas”. Cooperativa Trabensol. Madrid

4.- Social – Inmobiliaria. Tanto si las autoridades quieren entenderlo como si no, el modelo inmobiliario conocido es insostenible. La cimentación de las economías avanzadas es el bajo coste de la vivienda. El sistema de Cooperativa de Cesión de Uso abarata muchísimo el precio de la vivienda y fomenta y mantiene un sector de la construcción estable y de calidad. Si se aplica a residencias de personas mayores puede suponer el traslado de esa mejora económica a todo el sector inmobiliario, al poder acceder las siguientes generaciones a la vivienda de sus padres 15-20 años antes de lo previsto, a muy bajo coste. Si la Administración española entiende que la vivienda no es un producto de mercado como cualquier otro sino una herramienta de equilibrio social y económico empezaremos a acercarnos al modelo social europeo.

“(…) la oferta residencial geriátrica tradicional está agotada y debe ser sustituida por los nuevos modelos: son más eficaces y más baratos. Victor Regnier, Catedrático Arquitectura Gerontológica. Universidad del Sur de California

¿QUÉ ES UNA COOPERATIVA DE CESIÓN DE USO?

Modelo cooperativo según el cual la propiedad de las viviendas siempre reside en manos de la cooperativa de viviendas y donde los socios disfrutan de un derecho de uso indefinido con un alquiler muy barato. Las cooperativas de viviendas son más que una “empresa constructora”. Son gestoras de un parque de viviendas, que queda así para siempre afianzado en un precio “de coste” y un mantenimiento óptimo. No es posible la especulación en este modelo y al cooperativista lo que más le renta es mejorar la calidad de su vivienda. Son entidades sin ánimo de lucro y por tanto los edificios se llevan a cabo a precio de coste.

Encontramos fuera de España distintas denominaciones para este modelo cooperativo. “Andel” sería el más antiguo, y proviene de Dinamarca (uno de cada tres habitantes de Copenhague vive en un “andel”), pero es asimilable al término cohousing, co-vivienda etc. Es muy habitual en Escandinavia, frecuente en Holanda y Alemania y se utiliza mucho en Estados Unidos para residencias de personas mayores.

Es un modelo que implica una forma de propiedad a la que no estamos habituados, pero que para residencias de mayores cuadra perfectamente y es entendido y aceptado sin problemas por la gente mayor para llevar a cabo sus cooperativas. Efectivamente, ser el propietario de un derecho de uso da la tranquilidad al vecino de que el inmueble será para aquello que se ha creado y mantendrá su carácter, que es justamente lo que quiere un jubilado. Uso y propiedad están vinculados y por ello, al contrario que en el modelo habitual de propiedad, los cooperativistas – de acuerdo con su diseño socio-gerontológico- pueden limitar edad, estado de salud o precio máximo.

¿QUÉ ES UN DISEÑO SOCIO GERONTOLÓGICO?

Los mayores de 40 años hoy en españa tienen un 75% de probabilidad de llegar a los 90 años. Estadísticamente al principio la mayoría tendrá buena salud. Pronto se enfrentará a pequeños achaques propios de la edad –que le empieza a dificultad ciertas actividades –, pasará puntualmente por enfermedades y/o accidentes de los que se recuperará con cada vez mayor dificultad y ayuda, y finalmente tendrá una dependencia significativa los últimos años de su vida

El Diseño Gerontológico que impera es adaptado y adaptable, y se lleva a cabo entre los cooperativistas, sus familias, el geriatra y los arquitectos. Es adaptado porque cada cooperativa, por su localización y procedencia tiene sus intereses y gustos. Porque su arquitectura se adapta a la edad y sus necesidades. Porque cada cooperativa diseña cómo quiere su asistencia. Es adaptable porque tanto las personas como las cooperativas evolucionarán con el tiempo y tiene que adaptarse a nuevas necesidades o distintos cooperativistas.

Este modelo aunque comienza a desarrollarse en España presenta ya ciertas invariantes propias

– Actividad basada en la convivencia con los vecinos e interacción con el medio: las relaciones sociales activas se consideran la base de la salud.
-Su arquitectura permite proporcionar sistemas asitenciales de cuaquier nivel de dependencia, y sin embargo su diseño no es «sanitario» sino «hogareño»
– Puede acoger un servicio asistencial permanente llegado el caso, que si bien atenderá a todos los residentes, dimensionado para atender un número estable de dependientes -grandes y severos-, que estadíosticamente estará en torno a 1/3 de los residentes.
– Cuando se implanta la asistencia 24h., esta vive la vida de los residentes, aunque cuenta con privacidad suficiente. Geriatría «sin bata», infiltrada en el día día.
– El tamaño apropiado para un jubilar estará entre las 15 y las 30 viviendas (45-60 personas), si bien el modelo asistencial permite casi cualquier dimensión.
– El seguimiento y la prevención son claves para la salud, por lo que la Empresa que suministre los servicios de AICP ha de aconsejar a la cooperativa esde sus inicios.
– La buena arquitectura es clave: tanto los que constituyen e inician la cooperativa como los otros usuarios que se habrán de unir a la iniciativa deben sentir una “atracción irresistible” hacia el lugar. Tanto porque en la esencia del modelo está “la posibilidad de tener el diseño soñado” como porque efectivamente el lugar sea muy bonito, cómodo y agradable. El “desear vivir ahí” debe resultar de experimentar una atracción indudable y reconocible por el usuario. Eso sólo lo consigue la buena arquitectura.

¿QUÉ APORTARÍA “JUBILARES DE ESPAÑA/EUROPA” (JdE) A ESTE MODELO?

La definición de “Jubilar” que hemos hecho al comienzo de este artículo ya en sí indica la necesidad de poner un nombre propio y corto a este procedimiento tan complejo, desconocido y urgente en España.

Estamos detectando al estudiar este sector algunos problemas: Algunas cooperativas en marcha adolecen de diseño socio gerontológico profesional. En otras son muy pocos sus socios iniciales y no llegan a un número crítico. Las hay que no cuentan con ningún profesional en el sector inmobiliario, o de la construcción o de la gestión cooperativa y cometen errores graves que terminan por encarecer o incluso quebrar la cooperativa. Algunos edificios son feos y no apetece vivir en ellos.

JUBILARES DE ESPAÑA / EUROPA (JdE) tiene varias misiones

Asesora desde sus primeros pasos en el diseño de su JUBILAR a grupos de personas que deciden vivir juntas en su etapa de mayores, guiándolas en todo el procedimiento mediante un método específico (Método Nielsen-Durret-JdE) dirigido por profesionales de cada especialidad (Geriatras, Arquitectos, Trabajadores sociales, Psicólogos, Asesores legales y financieros etc.). Este asesoramiento llega hasta la finalización del JUBILAR

Asesora gerontológica y geriátricamente a los residentes de los JUBILARES desde su diseño y durante todo el tiempo que los residentes deseen, con la ayuda y participación de Instituciones y Fundaciones que en la actualidad desarrollan el modelo de ASISTENCIA INTEGRAL CENTRADA EN LA PERSONA (AICP) –Ingema, Fundación Pilares, etc.- Recomendará empresas especializadas en asistencia a domicilio que formadas por geriatras, DUEs, Auxiliares, Fisioterapeutas, psicólogos, Asistentes Sociales etc, ofrezcan el modelo de AICP y estén homologadas sus buenas prácticas por las instituciones competentes en cada momento.

– Convertirse en la referencia para ese grupo inicial de personas que, quizá ya en la cincuentena, un día dicen ¿y si vivimos juntos cuando nos jubilemos? Si en ese momento, a esa temprana edad, esas personas se ponen en contacto con JdE para simplemente hablar, la iniciativa habrá sido un éxito.

– Ofrecer un diseño profesional, arquitectónico y gerontológico reconocible y reproducible. Creemos que este “acompañamiento profesional al cooperativista” es esencial para que el modelo se extienda y pase a ser un “deseo” bien definido socialmente. Todo el mundo “sabe” qué es un Parador Nacional (Pn). Así de claro deberá quedar el concepto JdE.

– Equiparar los Jubilares mediante un marchamo de calidad ejemplar. Un Jubilar asesorado o creado por JdE debería ser un modelo de excelencia en el diseño arquitectónico y socio gerontológico.

– Tener como objetivo agrupar una Red de Jubilares (JdE), para completar el modelo con otro servicio esencial: que el Cooperativista tenga la posibilidad fácil de intercambio, temporal o permanentemente, de su lugar de residencia con otro propietario de derechos de uso de JdE. Razones de salud o de cualquier tipo pueden aconsejar este intercambio, y sería normal que un socio en esta situación desee ir a un Jubilar, y no a otro tipo de alojamiento, con los trastornos añadidos que eso supondría.

JdE nace por tanto para apoyar una iniciativa, una corriente de opinión, que propone un modelo de vida ALTERNATIVO para las personas mayores, basado en PRINCIPIOS DE CONVIVENCIA Y SOLIDARIDAD, que buscan seguir desarrollando un papel SOCIALMENTE ACTIVO, y que NECESITAN DE UN APOYO PROFESIONAL para llevar a cabo su DISEÑO GERONTOLÓGICO.

“No sé cual será tu destino, solo sé una cosa: los únicos que serán realmente felices son aquellos que encuentren algo para servir a los demás.” Albert Schweitzer. Nobel de la paz 1952