Resultados de la búsqueda para: privacidad comunidad

2013: El camino hecho al andar

Autorretrato del dibujante © Quentin Blake

Autorretrato del dibujante © Quentin Blake (81 años).
El trabajo realizado no pesa sino que, construyendo sobre él,  servirá para llegar más lejos

Es tradición que el cambio de año sea momento de hacer balance, de recapitular, contrastar con lo programado hace doce meses y proyectar el futuro del año que comienza. Aquí dejamos un incompleto resumen que al tiempo sirve para ilustrar nuestra actividad como asociación:

Hemos apoyado campañas de sensibilización para la promoción de envejecimiento activo, inclusión de los mayores o cultura colaborativa, de entidades amigas, como UDP (de la que Jubilares es socia desde 2013) CEOMA, Helpage International, Fundación Pilares, Matia Fundazioa, Cooperativa Siena, Cuidados Dignos, Amigos de los Mayores, Empresa y Sociedad, Consumocolaborativo y muchas otras. Hemos ayudado a la promoción de nuevas iniciativas para la mejora del entorno para las personas mayores, como el proyecto de Ciudades Amigables para las personas mayores, como Etxean Ondo, o experiencias de vivienda colaborativa para mayores existentes ya en España.

Para todo ello y para la difusión de nuestro modelo “jubilar” (reconocido en 2013 buena práctica WeDO) nos hemos servido en gran medida de los medios online: nuestra web, junto a los 93 artículos de este blog,  llegaron a las 4.000 visitas mensuales, dato que va en continuo ascenso. Las publicaciones de nuestra página de facebook lograron en 2013 casi 18.000 visitas. Son números abstractos, pero reflejan vuestro creciente apoyo y desde aquí queremos agradecerlo.

Hemos impartido una ponencia o charla coloquio una vez al mes, por término medio, en varios puntos de la geografía española, principalmente en las cercanías de Madrid (en el auditorio del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, en CEAPAT, en UDP, en Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid), también en La Granja, Guadalajara, Zamora y Santiago de Compostela (FEAFES). En otros medios de comunicación 2013 hemos tenido la oportunidad de publicar artículos en revistas y periódicos, y realizar entrevistas para TV y radio en múltiples ocasiones a lo largo del año.

Con el objeto de ayudar a la creación de jubilares, hemos atendido numerosas llamadas (91 308 70 38), correos (info@jubilares.es) y visitas (C/ Zurbano 58, Madrid) de grupos y personas interesadas en construir “comunidades con sentido”. Nuestra base de datos de interesados sirve para poner en contacto y servir, siempre a iniciativa de las personas que la conforman, a la creación o ampliación de los grupos. De entre todos ellos hemos trabajado más en profundidad con dos grupos de Madrid. Aún se encuentran en una fase inicial. Les acompañamos en la medida que ellos han querido en sus búsquedas (la de sus propias intenciones, el lugar, la financiación…).

Estamos trabajando con las entidades financieras para que este tipo de cooperativas de cesión de uso tengan condiciones de financiación adecuadas a su naturaleza. Con la ayuda de nuestros amigos Marsanz Abogados, Fundación Pilares y AJE Madrid, también hemos ido desarrollando documentos que pueden servir de modelo para la constitución de las cooperativas. En colaboración con entidades como CEAPAT, IMSERSO, SEGG, Fundación Pilares (con la que suscribimos un acuerdo marco) seguimos trabajando para que la Administración, a todos los efectos, considere estas iniciativas no como mero “residencial” ni como “residencias de mayores” (porque son viviendas) sino como “equipamiento de bienestar social”.

Continuamos la tarea iniciada hace años, incluso antes de la creación de la asociación, de investigación y formación continua sobre ejemplos internacionales de senior cohousing, nuevas formas residenciales y de asistencia para personas mayores, sistemas centrados en las personas, sistemas colaborativos. En 2013 hemos asistido a una veintena de congresos, conferencias y eventos; hemos contactado con asociaciones homólogas en otros países, con profesionales especialistas e investigadores; seguimos leyendo literatura sobre la materia y compartiendo lo que aprendemos. También en 2013 ayudamos a la difusión de estudios o investigaciones del  CSIC, IMSERSO, Pilares, Fundación Caser, Universidades Politécnicas de Madrid y Barcelona, UOC, UNIR…

La asociación tiene vocación de crecimiento. Queremos que en 2014 la actividad de Jubilares aumente así como la de sus propios integrantes. Los socios de Jubilares, más allá de las personas que iniciamos su andadura en 2011, son los propios jubilares que se van constituyendo y los simpatizantes que, compartiendo los fines de la asociación, desean apoyar la iniciativa con cualquier tipo de aportación voluntaria. Os animamos a formar parte de esta vuestra asociación.

Ejemplos Internacionales (VIII): Harbourside en Sooke, Canadá

El ejemplo que presentamos hoy puede ser inspirador a los múltiples grupos o personas que piensan en el cohousing como la oportunidad para la etapa de jubilación (tiempo de júbilo): Harbourside, a diferencia de los otros ejemplos internacionales que vamos mostrando en nuestro blog, es una comunidad que aún no se ha construido en su totalidad.

El método que eligieron los ocho “activos y enérgicos” amigos que constituyen el grupo embrionario se basó en el que más a menudo toman los senior cohousing de todo el mundo, el de Charles Durret, que ha reinterpretado el método Nielsen danés.

Prevén, como se dice en el vídeo, la construcción de treinta apartamentos de uso privativo y unas zonas comunes. La forma de tenencia, como es lógico, varía en cada país, pero el objetivo es siempre el mismo: garantía de privacidad y favorecimiento de la comunidad, así como solidaridad en las decisiones de grupo y búsqueda de continuidad en el uso a lo largo del tiempo. Los métodos participativos comienzan desde el momento en que se lanza la idea y continúan durante la vida en el cohousing.

El proyecto arquitectónico pone el énfasis en el disfrute del entorno natural, de forma que la organización de las viviendas, al contrario que como es habitual, no miran hacia la construcción de uso común sino hacia el paisaje, entendido también como espacio para la comunidad. El terreno era propiedad de uno de ellos. A pesar de ello barajaron otros emplazamientos hasta que finalmente se decantaron por éste. Esto es importante puesto que conocemos casos en que partir de un lugar concreto antes de constituir el grupo fue un pie forzado que dio al traste con la iniciativa. Recordamos el principio fundamental: “primero construimos la comunidad, luego el edificio”.

Para más información sobre su proyecto se puede ver su página web: http://www.harbourside.ca (en inglés)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde hace tiempo imparten, en colaboración con la Royal Roads University, un curso “Envejecer bien en comunidad”, donde resaltan las “oportunidades, retos y dificultadas de envejecer en casa”, también las ventajas que la comunidad ofrece en comparación con otras alternativas.

En estos momentos se encuentran en una fase interesante: la de ampliar el grupo. Se trata de un momento en que los líderes de la iniciativa han de ser suficientemente generosos y abiertos como para transformar la idea inicial en pro de la comunidad. En su web, los 21 miembros del grupo en la actualidad se presentan ellos mismos y sus aspiraciones. Como solemos decir, no están vendiendo un edificio, están ofertando una “vecindad”.

Pero no lo han hecho solos: en Canadá cuentan con (y forman parte de) la “Canadian Senior Cohousing Society”, que aconseja, difunde el modelo y reúne las experiencias de las distintas iniciativas de cohousing del país (en poco tiempo una treintena) . Queremos destacar la labor de nuestra homóloga canadiense porque la asociación Jubilares, cuyos socios serán principalmente las cooperativas de senior cohousing en España centra su actividad principal en el asesoramiento y difusión de esta forma de vida. Si estáis interesados en ello animamos a contactar con nosotros. No estáis solos.

Mi (buena) vida a los 50

Bellingham CohousingBuscamos razones, causas y efectos para todo lo que hacemos. Nuestro sentido pragmático nos hace preguntarnos por qué vivir en un senior cohousing (jubilar) … “si todavía estoy bien”.

Y ahí está la gran falacia: suponemos que un modelo residencial de mayores está relacionado con una cierta dosis de dependencia. El error es más que normal. Proviene de los estereotipos que nos van marcando desde la publicidad, los medios de comunicación, las películas…

Ayer un niño de 5 años me habla de “viejos”. Le pregunto si sus abuelos lo son. “No”, dice rotundamente. (Sus abuelos tienen 68 a 75 años). ¿Y qué es un viejo para ti? La respuesta inmediata: “Alguien que tiene el pelo blanco y usa bastón”.

Lo tenemos interiorizado. Parece que uno no puede irse a un jubilar hasta que no haya clareado su pelambrera y definitivamente requiera de algo o alguien en quien apoyarse… Hoy desde Jubilares queremos dar razones para el que se plantee esto de vivir en un jubilar o senior cohousing, más allá de la clásica (ha de ser clásica, conocemos tantos casos…) conversación de bar en el que nos preguntamos ¿y si nos jubilamos juntos los amigos?

El más joven de los habitantes de Trabensol, como nos contaban ayer en el El País, tiene 67 años. Pero comenzaron esta empresa hace más de diez años. En otros países comienzan a plantearse esta forma de vida en la cincuentena. Aquí estamos empezando a asumir ese modelo del “50+”: La feria de mayores de Plusesmas se llamaba Vivir50plus. Nuestras amigas Anja Hoffmann y Ulrike Wehr proponen su modelo de cohousing llamado habitat 50 plus. La “comunidad de la experiencia” de las redes sociales se denomina post55… A los 50 hemos vivido la mitad de la vida adulta (echen la cuenta). Nos queda otra mitad por delante. Así que ahí tenemos una primera razón para replantearse la vida: qué quiero para mi segunda mitad de la vida.

Otra razón tiene que ver con nuestra situación familiar. Tirando de estadísticas, por supuesto: en la cincuentena es cuando vemos a nuestros hijos pasar a formar parte del mundo adulto. Y a nuestros padres encanecer y quizá empezar a usar bastón… Mirando a unos y otros quizá es un momento en que muchos pensamos “yo no querré ser una carga para mis hijos”. “Yo quiero ser autónomo cuando sea mayor”.

Así pues, la prevención es un motor real para involucrarse en un proyecto como el que planteamos desde nuestra asociación. La anticipación por lo que pueda venir: estaré incluido en una comunidad que me va a servir de soporte para los momentos de debilidad. Esta prevención es la que a los 50 nos hace dejar de fumar y cambiar hábitos de vida para que sean más saludables.

Pero no es la única razón. Diríamos que ni siquiera es la más importante. Y tampoco recomendable: no se trata de vivir como no queremos en previsión de un futuro que no conocemos. No es (tan solo) una alternativa a la residencia de mayores. Vivir en un jubilar es una oportunidad para una vida más plena, con diversión y con sentido, también cuando todavía no somos “viejos”: la participación en un entorno comunitario donde tengo algo que aportar (eso no tiene edad); la posibilidad de compartir experiencias, objetos, actividades o espacios, la multitud de posibilidades que se abre al vivir con amigos, las iniciativas que yo solo no me atrevería a comenzar, pero en grupo nos resulta fácil… La profesora de música cuenta con un espacio propio para impartir sus clases o dar conciertos. En su propia casa. La privacidad que se quiera. La comunidad que se quiera. La enfermera aún en activo sale de su casa por las mañanas y queda su marido, ahora en paro, trabajando en el taller común para lanzar su próximo proyecto en una feria de artesanía… A media mañana se acerca al apartamento de su suegra a ayudarle en las tareas domésticas que más le cuestan. ¿Todo ello requiere de una edad determinada?

¿Hay que esperar a peinar canas y usar bastón para tener esta vida?

Ejemplos Internacionales (V). Cooperativa Pestalozzi en Basilea

Pestalozzi Housing Cooperative - foto interiorPublicamos un nuevo ejemplo de comunidad autogestionada para y por personas mayores.

Dicen en su propia página web: “Vivir en la tercera etapa de la vida – La autodeterminación en la vejez”. En eso pensaban un pequeño grupo de mujeres cuando en 1995 decidieron que querían vivir juntas durante su etapa de mayores. La asociación Wohnstadt cooperative housing, en Basilea (un equivalente a nuestra Asociación Jubilares) les ayudó a encontrar personas afines para establecer su propia cooperativa.

Encontraron un solar de 4.000m2  en Muttenz, un barrio de Basilea, con comercios, restaurantes, una estación de autobuses. El estudio de arquitectura Muller+Naegelin proyectó un edificio según el deseo de los participantes. Éste se basaba en la idea de “autodeterminación” en la terecera fase de la vida, bajo el eslogan “neither alone nor in a home”: algo así como “ni quedarse solo, ni todos juntos en una sola casa”. Expresa bien ese equilibrio tan necesario entre privacidad y comunidad que siempre recomendamos desde Jubilares.

Pestalozzi Housing Cooperative - planta aptoLa estructura del conjunto es la de dos bloques paralelos unidos por una gran terraza. Cada uno de los bloques dispone de 12 apartamentos (de 2 a 4 piezas cada uno). La diposición de los espacios es paradigmática: a todos los apartamentos se accede desde el espacio exterior común. A este vuelcan las vistas desde el estar-cocina. Las habitaciones y la terraza privada tienen vistas hacia el exterior del complejo.

En los 24 apartamentos viven,  desde 2002,  20 mujeres y 12 hombres, con una edad media de 78 años (datos de 2008).  Las zonas comunes incluyen un gran salón, biblioteca, cuarto de juegos y varios talleres.

Dos de los residentes gestionan la lista de espera de la comunidad. Es la cooperativa, sin embargo, la que finalmente determina quién es admitido como nuevo miembro.

La asistencia necesaria proviene del apoyo y cuidado mutuo, así como de los servicios de asistencia a domicilio públicos. Según una de las fuentes consultadas, la vida en comunidad funciona muy bien y existe una “equilibrada relación entre lo privado y lo comunal, que puede ser atribuido tanto al exitoso diseño arquitectónico como a la propia composición de los residentes”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es de destacar la labor de la asociación Wohnstadt, que sirve a una vasta área de Suiza. Entre otras cosas les ayuda a encontrar a esas personas con quien compartir su objetivo de vida en comunidad. También ofrece sus servicios para ayudar a la gestión de la cooperativa. En su página web se pueden encontrar las plazas disponibles en los distintos grupos residenciales existentes (tanto en alquiler como en venta), no solo para mayores.

Ejemplos Internacionales (I): Colorado (EEUU)

Inauguramos esta nueva sección del blog (Ejemplos Internacionales) para hacer llegar experiencias fuera de España, muchas iniciadas hace décadas, y similares al modelo que promovemos (jubilar). En la mayor parte de los casos no cumplen todos los requisitos que exigimos a un jubilar (accesibilidad, asistencia para todos los niveles de dependencia…) pero en todos los casos se tratará de pequeños vecindarios (por debajo de 40 viviendas) diseñados por los mismos usuarios en un proceso participativo, donde la vida en comunidad es la clave para un envejecimiento activo y saludable.

En el mundo anglosajón llaman “cohousing” a comunidades autogestionadas. “Senior cohousing” son, por tanto, las destinadas a las personas mayores. Presentamos el vídeo en el que los vecinos de Silver Sage (Boulder, Colorado) explican su experiencia de vida en esta comunidad, creada en 2007. Se trata de una de las comunidades que surgieron con la ayuda del método Durret, sobre el que hemos basado nuestro método Jubilares. No comentaremos pormenorizadamente las diferencias. Sí el principio fundamental: primero creamos la comunidad, luego el edificio. Y el resultado es este:

No se tratan de “comunas” porque la vida es independiente. Así lo expresan ellos mismos: “Las comunidades “cohousing” son vecindarios a pequeña escala que proveen un equilibrio entre la privacidad personal y la vida entre gente que conoce y le importa la vida del otro.”

¿No es esa la vida que querríamos todos?

Cohousing, los abuelos se van de casa

Ysivivimostodosjuntos_FichaCineEs el titular del reportaje del semanario Mujer Hoy, publicado el pasado 19 de enero. Explica muy bien el concepto “cohousing” aplicado a los mayores (“senior cohousing“). Extendido en muchos países desde hace décadas, en España, como comenta el artículo, se han llevado a cabo un puñado de experiencias de este tipo.

Nuestro modelo, denominado “jubilar” adopta el “cohousing” añadiendo un elemento que nos parece clave: la asistencia integral y centrada en la persona, que permitirá vivir en dicho espacio bajo cualquier nivel de dependencia. Y no necesariamente asumir que “tendremos que acabar en una residencia”, como dice en algún punto del texto.

Reproducimos algunos fragmentos del reportaje (que se puede descargar completo aquí):

Todos tienen la ilusión de envejecer entre amigos, en un sitio agradable donde no estén aislados, aburridos y arrinconados. La fórmula que han encontrado es el ‘cohousing’, un sistema que combina la privacidad de las casas particulares con la vida social de los espacios comunes, como la lavandería, el gimnasio, la biblioteca o los jardines. (…) Los fundadores se implican en cuerpo y alma en todas las partes del proceso, desde escoger los terrenos y decidir los planos a negociar con los arquitectos y los ayuntamientos de las ciudades. Están construyendo una casa a su medida y toman todas decisiones de principio a fin porque quieren, mantener el control sobre sus vidas.

“Se establecen relaciones muy fuertes entre la gente y al final tienes un grupo de amigos listo para ayudar en todo. Si alguien enferma y tiene que hacer una rehabilitación, prefiere hacerla en casa y no quedarse en el hospital”, (…) Dene Peterson (81 años), uno de los fundadores del ‘cohousing’ ElderSpirit.

“No nos parecía bien hipotecarle la vida a nuestros hijos. Muchos hemos atendido a nuestros mayores y sabemos que supone una pérdida de vida propia y una elevado nivel de sufrimiento. No queremos repetir la historia”, explica Ángel Abalde, del proyecto Housekide (País Vasco). Él mismo comenta: “A nosotros la crisis nos viene bien. Además de disminuir el precio del suelo y la construcción, ha puesto el problema sobre el tapete: parece más claro que nunca que el Estado no podrá hacerse cargo de nosotros y lo que hacemos es salirnos del camino trillado para afrontar el envejecimiento”.

“Estamos jubilados, seguimos activos, tenemos buena salud y nos quedan años por delante, ¡¿cómo para no decidir cómo queremos vivirlos?!”, razona Marisa.
– Y los hijos, ¿qué dicen?
– ¿Ellos? ¡Pero si son los grandes beneficiados de esta historia!

 La seis reglas del ‘cohousing’

1. Es proceso donde participan todos.Los habitantes se implican desde el principio en el diseño del conjunto y son responsables de las decisiones finales

2. El diseño de cada vivienda y del conjunto está pensado para facilitar unas estrechas relaciones de vecindad, donde sean posibles la comunicación y la ayuda mutua.

3. Existen unos servicios comunes (cocina, comedor, lavandería, tendedero, sala de estar, TV, biblioteca, taller, gimnasio…) que complementan los de la vivienda privada.

4. La gestión está en manos de los propios residentes.

5. La  estructura social no es jerárquica. Las decisiones se adoptan democráticamente tras discusión, y a poder ser por consenso.

6. Economías separadas. Cada cual mantiene su independencia económica, participando en los gastos comunes, según lo que se haya pactado.

Estas 6 reglas descritas en el artículo bien valen para nuestro modelo, Jubilares. Nosotros añadimos alguna regla más, que también han asumido algunas de las experiencias comentadas: los servicios y espacios comunes no son solo son diseñados sino también gestionados por los vecinos (no existe un mero “cosumo pasivo” de servicios); tamaño controlado (entre 15-30 viviendas); método que sirve a la creación de la comunidad antes que el edificio; viviendas adaptadas y adaptables (“para toda la vida”); Asistencia Integral y Centrada en la Persona; y asociación de jubilares en una Red que sirva para el intercambio de experiencias.

JUBILARES: Reinvención en la “Etapa de Mayor”

JUBILAR: Término inventado a partir del latín “iubilare” (gritar de alegría) y “lar” (hogar, dios que protege el hogar). Un JUBILAR es un grupo de Viviendas de personas mayores, creado en régimen de Cooperativa de Cesión de Uso, promovido y diseñado POR los residentes, que quieren basar su vida en la etapa de mayores en la filosofía del envejecimiento activo como fuente de salud, y la convivencia como su herramienta necesaria. JUBILARES de ESPAÑA (JdE) provee la promoción delegada, el diseño arquitectónico y el asesoramiento gerontológico que hace que esas iniciativas triunfen. En un JUBILAR, que generalmente inician personas en la cincuentena, y que gestionarán ellos mismos a lo largo de su etapa de mayor, convivirán finalmente con cualquier grado de dependencia hasta el final de la vida. La asistencia que recibirán se basará en el modelo de Asistencia Integral centrada en la Persona, una asistencia A MEDIDA, a domicilio, de alta calidad y coste abordable. Un Jubilar es un lugar para envejecer bien.

“¿A quién respeto más por haber envejecido bien? (…) Para mí, el poder es la capacidad de moverse de una posición A a una posición B; de continuar y hacer algo diferente. Esas personas están siempre en transición. No hablan de retirarse o de sus éxitos pasados. Están siempre rediseñando, recomponiendo y reinventando sus vidas”. Warren Bennis. University of Southern California. Executive Excellence nº47 feb 2008. Reflexiones sobre la jubilación.

¿A QUÉ REALIDADES SOCIALES QUIERE RESPONDER ESTE PROYECTO?

1.- Social y Cultural: Es la razón más poderosa, pues es el motor que hoy ya está impulsando la creación de estas cooperativas. Una nueva generación con una situación vital completamente distinta a la anterior, que encara una etapa de vida de entre 15 y 25 años con relativa buena salud, que no quiere ser una carga para los hijos y que desea tener una vida activa, rica y llena de significado. Una vida que DECIDEN ellos.

“ plantearse el envejecimiento de manera activa, como cuando nos enfrentamos a los cambios fundamentales de la vida: cuando nos independizamos para vivir con un compañero/a, cuando tuvimos hijos, cuando cambiamos de ciudad por cuestiones de trabajo, o después de un divorcio, etc.. Se trata, como entonces, de asumir que entramos en una nueva etapa, que puede ser relativamente larga, de la vida y que, como entonces, podemos intentar preparar las condiciones de vivienda, de entorno, de amistades, etc. en las que queremos vivir esos años. La diferencia de actitud que supone este planteamiento es fundamental, y se corresponde con la diferencia real entre nuestra generación de jubilados y las anteriores” Blog Cooperativa Housekide. Donostia.

Dentro de esta generación no son pocos los que además desean que convivencia, solidaridad e interacción con otras personas sean la base de su salud.

“Tomamos esta iniciativa porque queremos vivir libremente, compartiendo el tiempo de ocio de forma solidaria, con la conveniente privacidad y con los servicios adecuados”. “Necesitamos para ello integrar en el proyecto a gente del pueblo” Cooperativa Convivir. Cuenca

Y desde luego una generación concienciada socialmente, que aspira a una mejor arquitectura: todas las cooperativas en marcha expresan de una u otra forma el deseo de una “arquitectura adaptada”, “pensando en las generaciones futuras con una forma de vida respetuosa con la naturaleza”, “en un entorno bello y adecuado”, “un lugar acogedor, especializado, no un hospital o una fría residencia” etc.

2.- Demográfica – económica: En 2030 cerca de un 42% de la población será mayor de 65 años en España y Europa (Eurostat 2011). La sociedad civil no podemos esperar a que los estados “reaccionen”. Hemos de crear un sistema que en unos años sea fácil, conocido y habitual, que permita a la gente mayor acceder a la asistencia gerontológica y geriátrica a un coste acorde a sus ingresos.

“un grupo de personas mayores de profesiones diferentes, conscientes del cambio social, más esperanza de vida, y por lo tanto, mayores necesidades de ocio, atención socio-sanitaria y de compañía, que avanzamos hacia edades en las que podríamos necesitar apoyos cercanos y continuados, y dado que los baremos de las residencia públicas nos dejan fuera y el alto coste de las privadas nos lo ponen muy difícil, pensamos en un proyecto que favoreciera nuestra calidad de vida futura. De esta forma no seremos una carga para nuestros hijos y todos, el que más o menos tenemos una pensión y un piso que nos permitirá hacer frente a los gastos de participación” Cooperativa Profuturo, Valladolid.

3.- Socio Sanitaria: Las iniciativas estudiadas coinciden en ciertos principios clave para entender la propuesta socio-sanitaria (diseño gerontológico) de este modelo:

– Esta residencia es en principio la última, y proveerá todos los servicios de cualquier nivel de dependencia.
– Vamos necesitando puntual y progresivamente ayuda, y los vecinos y amigos son los que mejor pueden prestárnosla. Es un modelo solidario de convivencia. Cuando el porcentaje de no-dependientes disminuye se comienza a contratar Asistencia domiciliaria especializada.
– Es aquí donde el modelo de Asistencia Integral Centrada en la Persona (AICP) está en la actualidad desarrollándose con fuerza para sentar las bases de calidad exigibles para atender cualquier grado de dependencia a domicilio.
– La gente mayor no son enfermos, y por tanto la atención no debe recibirse de la sanidad estándar, sino de la gerontología. Los hospitales no son el lugar adecuado para ser atendido ni para morir.

“Consideramos necesario estudiar mecanismos para evitar que el Centro de Convivencia se transforme en una simple residencia de tercera edad al uso a la que acuden las personas cuando sus condiciones ya no les permiten mantenerse en el entorno habitual, (…) por dos motivos: (…) porque frustraría el (…) vivir de una forma alternativa, introduciendo elementos de comunidad, condiciones saludables, práctica de solidaridad y cooperación que faciliten una vida más gozosa y enriquecedora, y (…) por motivos económicos (…) al no existir la aportación de una alta proporción de personas totalmente válidas”. Cooperativa Trabensol. Madrid

4.- Social – Inmobiliaria. Tanto si las autoridades quieren entenderlo como si no, el modelo inmobiliario conocido es insostenible. La cimentación de las economías avanzadas es el bajo coste de la vivienda. El sistema de Cooperativa de Cesión de Uso abarata muchísimo el precio de la vivienda y fomenta y mantiene un sector de la construcción estable y de calidad. Si se aplica a residencias de personas mayores puede suponer el traslado de esa mejora económica a todo el sector inmobiliario, al poder acceder las siguientes generaciones a la vivienda de sus padres 15-20 años antes de lo previsto, a muy bajo coste. Si la Administración española entiende que la vivienda no es un producto de mercado como cualquier otro sino una herramienta de equilibrio social y económico empezaremos a acercarnos al modelo social europeo.

“(…) la oferta residencial geriátrica tradicional está agotada y debe ser sustituida por los nuevos modelos: son más eficaces y más baratos. Victor Regnier, Catedrático Arquitectura Gerontológica. Universidad del Sur de California

¿QUÉ ES UNA COOPERATIVA DE CESIÓN DE USO?

Modelo cooperativo según el cual la propiedad de las viviendas siempre reside en manos de la cooperativa de viviendas y donde los socios disfrutan de un derecho de uso indefinido con un alquiler muy barato. Las cooperativas de viviendas son más que una “empresa constructora”. Son gestoras de un parque de viviendas, que queda así para siempre afianzado en un precio “de coste” y un mantenimiento óptimo. No es posible la especulación en este modelo y al cooperativista lo que más le renta es mejorar la calidad de su vivienda. Son entidades sin ánimo de lucro y por tanto los edificios se llevan a cabo a precio de coste.

Encontramos fuera de España distintas denominaciones para este modelo cooperativo. “Andel” sería el más antiguo, y proviene de Dinamarca (uno de cada tres habitantes de Copenhague vive en un “andel”), pero es asimilable al término cohousing, co-vivienda etc. Es muy habitual en Escandinavia, frecuente en Holanda y Alemania y se utiliza mucho en Estados Unidos para residencias de personas mayores.

Es un modelo que implica una forma de propiedad a la que no estamos habituados, pero que para residencias de mayores cuadra perfectamente y es entendido y aceptado sin problemas por la gente mayor para llevar a cabo sus cooperativas. Efectivamente, ser el propietario de un derecho de uso da la tranquilidad al vecino de que el inmueble será para aquello que se ha creado y mantendrá su carácter, que es justamente lo que quiere un jubilado. Uso y propiedad están vinculados y por ello, al contrario que en el modelo habitual de propiedad, los cooperativistas – de acuerdo con su diseño socio-gerontológico- pueden limitar edad, estado de salud o precio máximo.

¿QUÉ ES UN DISEÑO SOCIO GERONTOLÓGICO?

Los mayores de 40 años hoy en españa tienen un 75% de probabilidad de llegar a los 90 años. Estadísticamente al principio la mayoría tendrá buena salud. Pronto se enfrentará a pequeños achaques propios de la edad –que le empieza a dificultad ciertas actividades –, pasará puntualmente por enfermedades y/o accidentes de los que se recuperará con cada vez mayor dificultad y ayuda, y finalmente tendrá una dependencia significativa los últimos años de su vida

El Diseño Gerontológico que impera es adaptado y adaptable, y se lleva a cabo entre los cooperativistas, sus familias, el geriatra y los arquitectos. Es adaptado porque cada cooperativa, por su localización y procedencia tiene sus intereses y gustos. Porque su arquitectura se adapta a la edad y sus necesidades. Porque cada cooperativa diseña cómo quiere su asistencia. Es adaptable porque tanto las personas como las cooperativas evolucionarán con el tiempo y tiene que adaptarse a nuevas necesidades o distintos cooperativistas.

Este modelo aunque comienza a desarrollarse en España presenta ya ciertas invariantes propias

– Actividad basada en la convivencia con los vecinos e interacción con el medio: las relaciones sociales activas se consideran la base de la salud.
-Su arquitectura permite proporcionar sistemas asitenciales de cuaquier nivel de dependencia, y sin embargo su diseño no es “sanitario” sino “hogareño”
– Puede acoger un servicio asistencial permanente llegado el caso, que si bien atenderá a todos los residentes, dimensionado para atender un número estable de dependientes -grandes y severos-, que estadíosticamente estará en torno a 1/3 de los residentes.
– Cuando se implanta la asistencia 24h., esta vive la vida de los residentes, aunque cuenta con privacidad suficiente. Geriatría “sin bata”, infiltrada en el día día.
– El tamaño apropiado para un jubilar estará entre las 15 y las 30 viviendas (45-60 personas), si bien el modelo asistencial permite casi cualquier dimensión.
– El seguimiento y la prevención son claves para la salud, por lo que la Empresa que suministre los servicios de AICP ha de aconsejar a la cooperativa esde sus inicios.
– La buena arquitectura es clave: tanto los que constituyen e inician la cooperativa como los otros usuarios que se habrán de unir a la iniciativa deben sentir una “atracción irresistible” hacia el lugar. Tanto porque en la esencia del modelo está “la posibilidad de tener el diseño soñado” como porque efectivamente el lugar sea muy bonito, cómodo y agradable. El “desear vivir ahí” debe resultar de experimentar una atracción indudable y reconocible por el usuario. Eso sólo lo consigue la buena arquitectura.

¿QUÉ APORTARÍA “JUBILARES DE ESPAÑA/EUROPA” (JdE) A ESTE MODELO?

La definición de “Jubilar” que hemos hecho al comienzo de este artículo ya en sí indica la necesidad de poner un nombre propio y corto a este procedimiento tan complejo, desconocido y urgente en España.

Estamos detectando al estudiar este sector algunos problemas: Algunas cooperativas en marcha adolecen de diseño socio gerontológico profesional. En otras son muy pocos sus socios iniciales y no llegan a un número crítico. Las hay que no cuentan con ningún profesional en el sector inmobiliario, o de la construcción o de la gestión cooperativa y cometen errores graves que terminan por encarecer o incluso quebrar la cooperativa. Algunos edificios son feos y no apetece vivir en ellos.

JUBILARES DE ESPAÑA / EUROPA (JdE) tiene varias misiones

Asesora desde sus primeros pasos en el diseño de su JUBILAR a grupos de personas que deciden vivir juntas en su etapa de mayores, guiándolas en todo el procedimiento mediante un método específico (Método Nielsen-Durret-JdE) dirigido por profesionales de cada especialidad (Geriatras, Arquitectos, Trabajadores sociales, Psicólogos, Asesores legales y financieros etc.). Este asesoramiento llega hasta la finalización del JUBILAR

Asesora gerontológica y geriátricamente a los residentes de los JUBILARES desde su diseño y durante todo el tiempo que los residentes deseen, con la ayuda y participación de Instituciones y Fundaciones que en la actualidad desarrollan el modelo de ASISTENCIA INTEGRAL CENTRADA EN LA PERSONA (AICP) –Ingema, Fundación Pilares, etc.- Recomendará empresas especializadas en asistencia a domicilio que formadas por geriatras, DUEs, Auxiliares, Fisioterapeutas, psicólogos, Asistentes Sociales etc, ofrezcan el modelo de AICP y estén homologadas sus buenas prácticas por las instituciones competentes en cada momento.

– Convertirse en la referencia para ese grupo inicial de personas que, quizá ya en la cincuentena, un día dicen ¿y si vivimos juntos cuando nos jubilemos? Si en ese momento, a esa temprana edad, esas personas se ponen en contacto con JdE para simplemente hablar, la iniciativa habrá sido un éxito.

– Ofrecer un diseño profesional, arquitectónico y gerontológico reconocible y reproducible. Creemos que este “acompañamiento profesional al cooperativista” es esencial para que el modelo se extienda y pase a ser un “deseo” bien definido socialmente. Todo el mundo “sabe” qué es un Parador Nacional (Pn). Así de claro deberá quedar el concepto JdE.

– Equiparar los Jubilares mediante un marchamo de calidad ejemplar. Un Jubilar asesorado o creado por JdE debería ser un modelo de excelencia en el diseño arquitectónico y socio gerontológico.

– Tener como objetivo agrupar una Red de Jubilares (JdE), para completar el modelo con otro servicio esencial: que el Cooperativista tenga la posibilidad fácil de intercambio, temporal o permanentemente, de su lugar de residencia con otro propietario de derechos de uso de JdE. Razones de salud o de cualquier tipo pueden aconsejar este intercambio, y sería normal que un socio en esta situación desee ir a un Jubilar, y no a otro tipo de alojamiento, con los trastornos añadidos que eso supondría.

JdE nace por tanto para apoyar una iniciativa, una corriente de opinión, que propone un modelo de vida ALTERNATIVO para las personas mayores, basado en PRINCIPIOS DE CONVIVENCIA Y SOLIDARIDAD, que buscan seguir desarrollando un papel SOCIALMENTE ACTIVO, y que NECESITAN DE UN APOYO PROFESIONAL para llevar a cabo su DISEÑO GERONTOLÓGICO.

“No sé cual será tu destino, solo sé una cosa: los únicos que serán realmente felices son aquellos que encuentren algo para servir a los demás.” Albert Schweitzer. Nobel de la paz 1952